Uptown BA mucho glamur sofisticado y descontracturado

Publicado por

El lugar tiene glam, mucho glamur sofisticado y descontracturado al mismo tiempo. Y muy sorprendente. De pronto, en plena noche en Palermo Hollywood pareciera que una porción de Nueva York fue implantado hace un rato.

Estamos hablando de Uptown BA, ubicado en Arévalo 2030, en Ciudad de Buenos Aires.

La entrada simula el ingreso a una estación de subte de NY. Es que en “Nueva York uno siente que todo está sucediendo ahí y eso para los emprendedores en inspirador. Quisimos que nuestro bar estuviera en esa línea”, comenta Andrés Rolando, el hacedor de este sitio que subyuga tanto a lugareños como extraños.

Siempre hay que ir con reservas (si te olvidaste llamar al 2101-4897 estarás en problemas).

La impresión primera la dan los carteles, azulejos, afiches, molinetes y un vagón muy “made in NY”. Una vez presionado un botón verde las puertas se abren a una de las barras más imponentes de Buenos Aires.

Adentro, los grafittis y la onda callejera, un mix muy informal y refinado.

La barra pierde a cualquiera. Es que la carta de tragos como el menú está comandada por el chef Dante Liporace, ex Tarquino, cuyas creaciones están inspiradas en muchos de los barrios emblemáticos de la gran manzana.

En Midtown hay bacon cheeseburger (de ojo de bife, con cheddar, panceta ahumada y cebolla), en Little Italy pasta (penne rigate con puré de limón), en Chinatown Chop Suey (en gran versión de Liporace, con mollejas, langostinos y hongos shitake, servido en la clásica cajita de cartónde los restaurantes chinos de NY), en Williamsburg Jewish Lamb (paleta de cordero, yogurt de comino y lima, arvejas al pesto). La lista continúa, con opciones de entradas, plato principal y postre en cada estación.

Los tragos de la carta -con útiles indicadores de los niveles de “amargo, dulce y fuerte”- van desde reversiones de clásicos (excelente negroni con cubo de hielo de café cold brew), herbáceos y florales (The healing component, con bitter de yerba mate), celebratorios (Big Apple, dulce como una manzana), y más.

Atienden de martes a sábado de 20:30 a 4. Y con reservas, siempre, si querés vivir una noche porteña alucinante.