Sandra dejará el Ecoparque porteño. De Ecoparque al Center for Great Apes.

Sandra dejará el Ecoparque porteño para ser trasladada al Center for Great Apes, un santuario que funciona hace 31 años en un predio ubicado en Wauchula -una zona rural, boscosa y húmeda-, en el estado de Florida (Estados Unidos), y que posee una superficie total de 40 hectáreas.

Sandra tiene 33 años, pesa 53 kilos, y recibió entrenamiento previo para poder llevar adelante este viaje.

Chequeos médicos realizados antes de viajar
Examen físico completo.
Inspección visual, palpación y fotografías dentales.
Muestras de Sangre: Hemograma + Química Sanguínea: Se realizará un análisis completo de una muestra de sangre. Pruebas serológicas (ELISA) de Hepatitis Viral; A, B y C: 10 ml de sangre en tubo seco refrigerado para medición de IgM.
Hisopados nasal y faríngeo: Influenza A y B (PCR), Parainfluenza I, II y III (PCR), hisopado de cavidad nasal, uno en cada fosa nasal, y otro en amígdalas y faringe posterior. Pruebas de Reacción en cadena de la polimerasa para descartar influenza y parainfluenza.
Muestra Fecal: Hisopado rectal para Cultivo Fecal. Análisis coproparasitológico seriado. Análisis coproparasitológico directo.
Prueba de intradermorreacción con PPD para diagnóstico de Tuberculosis: inoclado en forma intradérmica 0.1 ml de PPD LM-08 y de PPD aviar (párpado superior derecho e izquierdo, respectivamente).
Radiografías de tórax: frente y perfil de la cavidad torácica.
Control cardiológico: Mediante electrocardiograma y ecocardiograma
Ecografía abdominal.
Lavaje de tubo endotraqueal para cultivo y diagnóstico complementario de tuberculosis.

Especie
Pongo spp.

Sexo
hembra

Fecha de nacimiento
14/02/1986

Fecha de ingreso al ex Zoo de Bs As
01/08/1994

Lugar de procedencia
Ruhr Zoo – Gelsenkirche, Alemania

Peso
53 Kg

Se alimenta de frutas, verduras, hojas, raíces, además se ofrecen cortes de pasto fresco, y ramas y hojas de poda que utiliza tanto de alimento como para realizar nido, esconderse u otros comportamientos propios de la especie. Su alimento preferido son las pasas de uva.

El espacio donde habita en el Ecoparque está conformado por dos ambientes cubiertos, el patio de invierno y una zona de manejo, y un patio externo, brindándole la oportunidad de elección del lugar donde quiere estar. Ambos ambientes poseen nidos y estructuras en altura que le permiten trepar, posarse, explorar, manipular, desplazarse.

Tras el comienzo del proceso de transformación del ex Zoológico de Buenos Aires en un Ecoparque Interactivo, Sandra fue retirada de la zona de visitantes y se intensificaron los trabajos de enriquecimiento ambiental para garantizar los estímulos cognitivos necesarios para su mayor bienestar.

Además de los estímulos presentes en el ambiente, Sandra recibe dos enriquecimientos cognitivos diarios que son muy variados y estimulantes. Algunos de ellos son propuestas de juegos con telas, agua, papeles, revistas, comida de preferencia escondida en dispositivos complejos de alcanzar, dispersión de dieta en distintos sustratos, entre otros.

En marzo del año 2015, la Asociación de Funcionarios y Abogados por los Derechos de los Animales y Andrés Gil Domínguez promovieron una acción de amparo contra el Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (GCBA) y el Zoológico de la Ciudad de Buenos Aires por conculcar el derecho a la libertad ambulatoria, el derecho a no ser considerada un objeto o cosa susceptible de propiedad y el derecho a no sufrir ningún daño físico o psíquico que titulariza la orangutana Sandra como persona no humana y sujeto de derecho, solicitando su liberación y reubicación en un Santuario acorde a su especie donde pueda desarrollar su vida en un real estado de bienestar.

En octubre de dicho año se hizo lugar a la acción de amparo, reconociendo a la orangutana como sujeto de derecho, en los términos de la Ley N° 14.346 y el Código Civil y Comercial de la Nación y estableciendo que el GCBA deberá garantizar a Sandra las condiciones adecuadas de hábitat y las actividades necesarias para preservar sus habilidades cognitivas. Ante lo resuelto, tanto la demandada como la actora apelaron la sentencia. La Cámara resolvió la apelación, por un lado, confirmando la sentencia en cuanto el GCBA debía garantizarle las condiciones adecuadas para su hábitat y las actividades necesarias para preservar sus habilidades cognitivas y, por otro, revocando parcialmente lo resuelto en cuanto al reconocimiento de la orangutana como sujeto de derecho. Quedando, finalmente, en pie el reconocimiento de la Sandra como ser sintiente.

A partir de allí, se estableció el régimen de visitas a favor de los actores y de informes mensuales elaborado por el GCBA de las medidas que se fueron adoptando en relación al ejemplar. Luego, los amicus curiae Aldo Giudice y Héctor Ferrari, elaboraron un informe acerca del estado general del ejemplar indicando que el estado comportamental de Sandra le permitiría acoplarse con un nuevo ambiente y que ella posee las habilidades conductuales, cognitivas y afectivas para alcanzar una mejor calidad de vida, en la medida que se le ofrezca un ambiente adecuado. En ese sentido, las partes presentaron propuestas de potenciales destinos para la reubicación definitiva de Sandra.

El Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires fue el único que cumplió con la presentación de la documentación sin recibir objeción de las partes ni de los amicus curiae, e incluso contó con el expreso consentimiento del coactor Andrés Gil Domínguez. Por lo que la jueza dispuso su traslado al “Center for Great Apes” en fecha 28 de diciembre del año 2017.

En consecuencia, el Ecoparque Interactivo fue informando en el expediente judicial los avances de las gestiones administrativas y sanitarias encomendadas, relativas a los permisos CITES de exportación e importación a los Estados Unidos así como también las contrataciones pertinentes y los estudios sanitarios realizados al ejemplar en julio de 2018 y junio de 2019.

Recibe sesiones diarias con el objetivo de mejorar las capacidades cognitivas y fomentar la interacción positiva con los cuidadores y el profesional veterinario.

Este tipo de manejo permite revisiones, control de peso, controles veterinarios, permite la entrada y salida del recinto ante la llamada del cuidador.

El entrenamiento con la caja resulta indispensable para reducir el estrés durante su traslado.

Se le ofrece diariamente enriquecimientos sensoriales, alimenticios y sociales para estimular comportamientos específicos, como son el braqueo, búsqueda de alimento, construcción de nido diario.

EL TRASLADO
Sandra ingresa a su caja de traslado (146x98x138cm) por entrenamiento sin la necesidad de ser sedada.
La caja de traslado es retirada del recinto interno de Sandra y dispuesta en el vehículo que la trasladará al Aeropuerto Internacional Ministro Pistarini, Ezeiza, Pcia. de Buenos Aires, Argentina.
Al llegar Sandra al aeropuerto se realizarán los trámites administrativos correspondientes. Durante este período permanecerá con el acompañamiento de veterinarios y cuidadores.
Sandra subirá a la bodega del avión donde viajará en un vuelo sin escala hasta la ciudad de Dallas, Estados Unidos.
Una vez realizada la presentación de la documentación correspondiente en Estados Unidos, se trasladará, vía terrestre, desde el Aeropuerto Internacional Dallas Fort Worth hacia el predio de la Institución Zoológica “Sedgwick County Zoo” donde se le realizará la cuarentena. Este trayecto tendrá una duración de 7 horas y viajará en un camión con control de oxígeno y temperatura.

Sandra permanecerá en cuarentena el plazo que las autoridades sanitarias estadounidenses lo dispongan. El tiempo estimado es de 40 días aproximadamente.
Una vez finalizado el plazo de cuarentena, Sandra será derivada definitivamente al Santuario Center for Great Apes ubicado en el estado de Florida, Estados Unidos.

El santuario “Center for Great Apes” que recibirá a Sandra, funciona hace 31 años en un predio ubicado en la zona rural de Wauchula (una zona boscosa y húmeda), en el estado de Florida (Estados Unidos) y posee una superficie total de 40 hectáreas.

Desde su fundación trabaja con orangutanes y posee gran experiencia en los requerimientos físicos y cognitivos que estos primates poseen. En la actualidad residen 21 orangutanes, de distintas edades y origen, todos rescatados de circos, la industria del entretenimiento o del “mascotismo”.

Los recintos proporcionan mucho espacio para correr, escalar y tienen altura para balancearse. Poseen espacios al aire libre con gran cantidad de estructuras trepadoras, enredaderas, tubos, alcantarillas y dispositivos de enriquecimiento.

Por otra parte, todos los simios que habitan el santuario son libres de explorar diversas áreas utilizando un sistema de túneles elevados que atraviesa el predio y tiene una distancia cercana a los 800 metros donde pueden atravesar partes de bosques y un arroyo.

Todos los simios que viven en el parque son monitoreados 24 horas gracias a un equipo técnico con amplia experiencia que garantiza su bienestar.