Cada vez cierran más comercios

Publicado por

En una esquina de Palermo Hollywood -allá donde hace no mucho tiempo los empresarios se peleaban por un mánimo espacio para abrir un emprendimiento gastronómico- asoman los carteles con la leyenda “se alquila”.
Son tres locales cerrados en una zona altamente cotizada y que hasta 2011 supieron albergar bares o restaurantes, dejando en claro que la efervescencia dio lugar a la cautela.
Pero estos tres locales son apenas la punta del iceberg de un fenómeno de grandes proporciones y que atraviesa a casi toda la industria gastronómica por igual.
Así las cosas, en el último año, el número de comercios que bajaron sus persianas no paró de multiplicarse y se extendió a lo largo y ancho de la Ciudad de Buenos Aires: desde las concurridas calles de Palermo, hasta los exclusivos reductos de Puerto Madero.
Cluny, Bar Seis, Pozo Santo, Food Factory, Marcelina, Brandon, Coffee World, Duero, Las Cabritas y Oro y Cándido son algunos de los los tantos locales que debieron cerrar sus puertas.
Si bien cada uno de estos comercios atravesó realidades diferentes, la generalidad marca que hay un factor en común: la disparada de costos en un contexto marcado a fuego por la caída del turismo internacional y por consumidores locales mucho mas cautos.
En diálogo con Vinos & Bodegas, Javier Ugarte, sommelier y asesor comercial de vinos y de productos gourmet, con amplia experiencia en el sector, confirmo que “el último año fue muy complejo para el sector gastronómico. Estamos en un momento complicadisimo para la actividad. Entre aperturas y cierres siempre habia un equilibrio, pero ahora venimos de un 2012 en el que fueron muchos mas los comercios que bajaron sus puertas que los que abrieron”.
“Es una industria en la que hay tres factores que pegan de lleno: los alquileres, la mano de obra y el costo de las materias primas”, disparó Ugarte.