Las peluquerías ofrecen shows en vivo, barra de tragos y exposiciones

Publicado por

Luego de que las barberías volvieron a ponerse de moda, les llega el turno ahora a las peluquerías que, buscando atraer adolescentes y jóvenes, ofrecen en sus locales algo más que cortarse el pelo.
Como gran parte de las tendencias, la de las peluquerías «con algo más» surgió en Palermo pero ya se extendió a buena parte de la Ciudad y la zona norte del conurbano bonaerense.

«Si puedes imaginar, lo puedes crear», dice Walt Disney desde un cartel de la peluquería Prana del barrio porteño de Belgrano, junto al dibujo de la cabeza de una mujer teñida de naranja y rapada con círculos. Repartido en dos pisos, el local está adornado con grafitis de «Star Wars», en los que suena la voz en vivo de un cantante pop.

Uno se sus fundadores, Nestor Bravo, recordó que empezaron cortando el pelo gratis en discotecas y en la plaza Serrano del barrio de Palermo y hoy ya llegaron a 11 sucursales en barrios como Villa Urquiza, Villa Pueyrredón y Colegiales.

La Biaba Peluquería
@labiabapeluqueriaok

Gorriti 5781
Buenos Aires
@labiabapeluqueriaok
Llamar 011 5413-1096

El pelo fue visto desde hace miles de años como un potente elemento mágico o ceremonial, y todavía algunas de las llamadas culturas primitivas, base de la mayoría de los estudios sobre comportamiento social en la prehistoria, consideran que el alma de cada persona se encuentra en su cabello.

El carácter mágico-religioso del cabello propició que desde tiempos remotos su cuidado tuviera gran importancia en muchas sociedades. La elaboradísima cultura egipcia fue de las primeras en estimarlo un elemento fundamental de la belleza física y lo trataba ya con funciones estéticas, además de los usos sociales y religiosos. Pelucas y tintes son inventos pertenecientes a la cultura de las pirámides, y es a ellos a quienes se debe la utilidad de la henna en coloración capilar, planta usada aún para obtener tonos rojizos y caobas.

Los griegos convirtieron el culto a la belleza en uno de los pilares de su cultura. Los peinados que triunfaron en sus días, eran extremadamente elaborados y llenos de detalles. Al contrario de los egipcios, los griegos adoraban el movimiento expresado a través de múltiples rizos y ondas. Gracias a estatuas y monumentos funerarios se han podido observar detalles de mechones cortos rodeando la frente, y melenas largas y recogidas por cintas, cuerdas, redecillas y otros elementos decorativos. También para los hombres el cabello rizado se consideraba exponente de la hermosura.

En [Grecia], como en Egipto, los esclavos eran los encargados de mantener lo más hermosos posible los cabellos de sus amos. Pero Grecia aportó un elemento nuevo: los salones de belleza, donde se peinaban y arreglaban las cabezas más selectas. Otra de las innovaciones de la época vino de la mano de Alejandro Magno, quien, como consecuencia de sus conquistas en Oriente, trajo toda clase de recetas mágicas para teñir y dar forma al peinado, fórmulas de unos cosméticos que empezaban, en aquel entonces, a ver la luz.

En Cuba, la peluquería tiene sus antecedentes en 1552, cuando, según consta en las Actas Capitulares, Juan Gómez, destacado barbero y cirujano español, recibió el 26 de agosto de 1552 la licencia para ejercer de manera única su doble oficio en la villa de San Cristóbal de La Habana.

La iniciativa de instituir el 27 de diciembre como Día del Barbero y el Peluquero en Cuba, se debe al poeta y senador Pastor del Río, quien en 1946 quiso reconocer de esta manera la obra de Juan Evangelista \‘dés Veitía (1836-1918), destacado barbero, poeta, periodista y revolucionario, nacido en ese día. El legado de este fígaro habanero ha servido de inspiración al Proyecto Artecorte, y tiene como propósito el rescate y difusión de la historia de la barbería y la peluquería en Cuba.

Definición de peluquería
Peluquería es el establecimiento al cual las personas asisten para cortar o dar cierto estilo a su pelo. En este lugar se pueden realizar diferentes tratamientos capilares que, en su mayoría, tienen que ver con el embellecimiento del pelo y con la restauración de su fortaleza. Hay diferentes tipos de peluquerías, si bien algunas reciben a todo tipo de clientes, muchas otras se especializan en cortes para mujeres, hombres o niños. El nombre de peluquería es sinónimo de salón de belleza.

Una institución como esta se caracteriza por tener una línea de asientos enfrentados a un espejo, en el cual el peluquero observa la totalidad de la cabeza del cliente. Los asientos suelen ser cómodos y reclinables, con altura regulable para adaptarse a los diferentes clientes. Al mismo tiempo, hay una mesa entre el espejo y el cliente donde el peluquero coloca todos los elementos y productos que empleará. Entre las herramientas más utilizadas, se encuentran tijeras, peines, secadores, pinzas y diferentes ganchos que sirven para recoger el pelo. Tanto la iluminación, como la limpieza, son aspectos sumamente importantes para el buen trabajo en la peluquería.

En estos centros se pueden realizar diferentes tipos de servicios. Si bien el corte del cabello es el trabajo más requerido, también se realizan peinados, aplicación de extensiones o pelucas, tinturas, moldeado de cabello, o sea, prepararlo para el peinado: montaje de rolos, uso de tenazas, planchas y numerosos tratamientos que tienen que ver con devolver al pelo su firmeza y brillo natural Para realizar tales tareas, los peluqueros cuentan con variados productos que se venden en la red de comercio.

Hoy las peluquerías son de gran importancia y hasta se han desarrollado establecimientos donde se ofrecen servicios de peluquería para animales, en los que la mayoría de los clientes solicitan lavado y corte de pelo, aunque también se pueden realizar trabajos especiales para algunas razas de perros.

El Cabello
El cabello es un filamento delgado anexo al cuero cabelludo del cuerpo humano, no contiene nervios: es una modificación de la piel cuya constitución es córnea al igual que las uñas. Las personas de pelo castaño o negro poseen unos 100 000 folículos pilosos; las de cabello rubio, algunos más, y las pelirrojas, algunos menos. El color del cabello está determinado principalmente por la melanina, segregada por unas células específicas situadas en el bulbo de los melanocitos.

Los diferentes colores del pelo son hereditarios y varían en función de la cantidad y distribución de la melanina (negro-marrón, amarillo-rojo), la producción de ella disminuye con la edad y los cabellos se vuelven grises.

La melanina contenida en el pelo tiene dos formas diferentes:

Forma granulosa: responsable de la coloración negra y su degradación hasta roja.
Forma difusa: responsable de la coloración rojiza más o menos ¡intensa hasta tonalidades muy claras o amarillentas.
En el pelo blanco o canoso hay escasez o ausencia de pigmentos.

Estructura y composición química
En el pelo pueden apreciarse dos partes:

a) La raíz: es la parte del pelo que se encuentra dentro de la piel.

Está formada por células vivas que en la parte más profunda constituyen el bulbo piloso, parte generadora del pelo, llamada así por su forma de cebolla. Las células matrices del bulbo se asientan sobre una papila dérmica a partir de cuyos capilares reciben los alimentos, ya que dicha elevación epidérmica está ricamente vascularizada e inervada. En el bulbo también están los m&anocitos, que sintetizan los pigmentos que dan color al pelo. La raíz del pelo está rodeada por dos vainas epidérmicas, una interna y otra externa, que forman las paredes del folículo.

b) El tallo: es la parte visible del pelo formada por células muertas queratinizadas. En un corte transversal del tallo piloso, se pueden distinguir tres capas que, desde dentro hacia fuera, son:

La médula: columna formada por células grandes y solas está presente en los pelos gruesos. Se origina en el centro de la papila y se estrecha a medida que asciende.
El córtex o córteza: es la zona intermedia, rodea a la médula. Sus células son alargadas con forma de fibras.
La cutícula: es la capa que rodea la corteza y está formada por células en forma de escamas dispuestas a modo de tejas en dirección a la punta del pelo.
La composición química del pelo es la siguiente

28 % de proteínas, en su mayor parte queratina, que se halla sobre todo en las células corticales.
2 % de lípidos, que tienen poca importancia. Se ha demostrado que después de la pubertad, los lípidos aumentan en ambos sexos, y disminuyen con la edad, sobre todo en las mujeres.
70 % de agua y sales minerales además de urea, aminoácidos, etc.