El Gobierno clausurará y multará a empresas y comercios que no cumplan con los acuerdos de precios

Publicado por

El gobierno sostuvo que no permitirá que “nadie se apropie del excedente de la cadena de valor”, ante el incremento registrado en la cotización del dólar y advirtió sobre la posibilidad de aplicar multas y clausuras a los que no cumplan con los acuerdos de precios e incrementen de manera injustificada los valores de los productos.

El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, señaló que, ante eventuales incumplimientos del plan de Precios Cuidados, “las herramientas que tiene el Gobierno son múltiples, y aparte de las multas, incluyen un extremo que puede llevar a la clausura”.

Al entendimiento cerrado en productos alimenticios, de higiene y perfumería puesto en marcha a principios de enero, el Ministerio de Economía trabajará en la primera mitad de febrero para lograr acuerdos en todos los sectores de insumos difundidos, como el acero, y para impulsar la sustitución de importaciones y la reducción del trabajo informal.

Capitanich señaló que el Gobierno “va a ejercer activamente” los múltiples instrumentos de política económica que tiene a su alcance, para velar que las empresas cumplan los acuerdos.

Al respecto recordó que existen beneficios dispuestos por el Estado a favor de las empresas, como “préstamos con tasas de interés convenientes para fomentar la inversión, generar empleo y garantizar la dinámica productiva, con la obligatoriedad de mantener precios internos razonables”.

También mencionó los beneficios que poseen algunas industrias sobre el precio de la energía eléctrica y el gas, lo que les permite gozar de tarifas “sustancialmente inferiores” respecto al valor de mercado.

“Los constructores y trabajadores nos tienen que ayudar para que rinda la plata del Estado, que en 2014 va a destinar 138 mil millones de pesos a obras de infraestructura”, afirmó Capitanich.
“Es necesario que el empresariado argentino y, sobre todo, los corralones y los comercios de la construcción no se comporten irracionalmente aumentando los precios de sus productos”, consideró el funcionario.

Y explicó que “no existen razones para un incremento de los costos, ya que no los ha habido en los insumos, en el combustible, en la logística, ni en aumentos salariales. No se trata de un capricho, sino de un dato de la realidad económica”, sostuvo Bossio.