Se realizó en la Argentina La Hora del Planeta

Publicado por

Elena Roger presentó su espectáculo “Tiempo Mariposa” en el acto realizado en el Planetario de la ciudad de Buenos Aires .
La Argentina, con la participación de 32 municipios de 14 provincias distintas, y 1 provincia entera (San Luis), se sumó a esta iniciativa mundial de concientización sobre nuestro comportamiento ambiental. Coordinada en nuestro país por la Fundación Vida Silvestre Argentina, esta campaña de la Organización Mundial de Conservación (WWF), invitó a apagar las luces el sábado 29 de marzo entre las 20:30 y 21:30 h para demostrar que gobiernos, empresas e individuos, trabajando juntos, pueden hacer una diferencia en relación al cambio climático.

Con un multitudinario recital de Elena Roger en el Planetario de la ciudad de Buenos Aires, la Fundación Vida Silvestre Argentina realizó por sexto año consecutivo en nuestro país, La Hora del Planeta. El recital se realizó con luces LED que consumen un 10% de la energía que, usualmente, se utiliza en un evento de estas características.

EL sábado 29 de marzo a las 20.30 h millones de personas de 160 países apagaron sus luces en La Hora del Planeta, una iniciativa global de WWF, la Organización Mundial de Conservación, coordinada en nuestro país por la Fundación Vida Silvestre Argentina. Esta acción de concientización sobre nuestro comportamiento ambiental se realiza hace 7 años y cuenta con la adhesión de municipios, empresas e individuos de las principales ciudades del mundo.

A través de La Hora del Planeta, Vida Silvestre busca impulsar un cambio en la sociedad para trabajar junto a gobiernos, empresas e individuos en la búsqueda de una solución a los problemas ambientales. Este año, la campaña invitó a apagar la luz en La Hora del Planeta para impulsar una medida que reemplace los sistemas de encendido de calefones, por sistemas eléctricos y eficientes para evitar el consumo pasivo de gas y ayudar a mitigar el cambio climático.

Solo los pilotos de los artefactos a gas consumen, en su modo pasivo, 0.5m3 por día. Se estima que en la Argentina hay cerca de 6 millones de calefones con un consumo total constante y pasivo de unos 3 millones de m3 al día. La importación de este gas por barco cuesta cerca de 1.5 millones de U$S/día o sea unos 500 millones de U$S/año.

Dada la posibilidad de usar dispositivos electrónicos (muy comunes en otras regiones) que cumplen esta función, este volumen de gas podría ahorrarse en su totalidad. La cantidad de gas ahorrado por esta medida equivale a: 1) la energía que genera la central de Embalse Río Tercero; 2) el gas que se consume en 800.000 hogares argentinos en un año; 3) el 20% del gas que importamos de Bolivia.

Además de ahorrar energía y dinero, esta medida ayudaría a mitigar el cambio climático reduciendo las emisiones de gases de efecto invernadero: si tenemos en cuenta que por cada m3 de GN se emiten 1,9 kg de CO2, una disminución de 3 millones de m3/día, equivale a una reducción de, aproximadamente, 5.5 Gg/día de emisiones de CO2.

En este sentido, en esta nueva edición de La Hora del Planeta, Vida Silvestre pidió por el tratamiento urgente en el Congreso Nacional del proyecto de ley “Reducción de consumos pasivos en artefactos de gas” que propone reemplazar los sistemas de encendido de calefones, por sistemas eléctricos y eficientes.

Este año en la Argentina apagaron las luces de sus edificios más emblemáticos 32 municipios: la ciudad de Buenos Aires; Adolfo Alsina, Balcarce, General Alvarado, Ituzaingó, Junín, La Plata, Magdalena, Olavarría y Vicente López (Buenos Aires); San Fernando del Valle de Catamarca (Catamarca); Puerto Madryn (Chubut); Deán Funes (Córdoba); Gualeguaychú (Entre Ríos); La Quiaca (Jujuy); Godoy Cruz y Malargíe (Mendoza); San Antonio (Misiones); Las Lajas (Neuquén); Salta; San Francisco del Monte de Oro (San Luis); Angélica, Arequito, Armstrong, Esperanza, Rafaela, Rosario, Santa Fe y Venado Tuerto (Santa Fe); Ushuaia (Tierra del Fuego); San Miguel de Tucumán y Simoca (Tucumán), y la provincia de San Luis.