El edificio del ACA Palermo y sus columnas helicoides.

Spread the love

Joyas de la Arquitectura del Barrio de Palermo: El edificio del ACA Palermo y sus columnas helicoides. Es la unidad de servicio 148

UBICACIÓN
ACA Palermo: Demaría 4553, Godoy Cruz 3151 y Segui
Palermo
CAPITAL FEDERAL
Lu a Vi 8:00 a 18:00 Hs.
Sa 8:00 a 13:00 Hs.
11-47737892 / 11-47737958

ACA PALERMO
del  Arquitecto Jaime Washington Sequeira
Esta es una de las mejores estaciones de servicio de ACA ya que cuenta con Taller mecánico, Lavado, Combustible, estacionamiento, permiso internacional, lubricentro y seguros. Según los vecinos «Venden comida fresca.», y hay  «Un fast food de en YPF muy buena decoración y productos muy ricos.» Otro vecino nos comenta que es una «Parada casi obligada cuando cargo combustible.»

Joyas de la Arquitectura del Barrio de Palermo: El edificio del ACA Palermo y sus columnas helicoides.

Ocupando media manzana sobre las calles Godoy Cruz, Seguí y De María, está la sede del Automóvil Club Argentino del Barrio de Palermo, pero no nos referimos a la sede central de Av Libertador, nos referimos a una Joya de la Arquitectura del Barrio de Palermo: El enigmático edificio del ACA Palermo y sus columnas helicoides. Esté edificio,  se caracteriza principalmente por el empleo del hormigón armado, que a la vez que su función estructural, cumple un rol primordial de diseño arquitectónico merced a la particular adaptación de formas a que fue sometido.

Esta obra denominada Estación Palermo, fue adjudicada a la empresa Petersen, Thiele y Cruz S.A., sobre proyecto y dirección de obra a cargo del Arq. Jaime Sequeira, de la Gerencia de Arquitectura del ACA, con asesoramiento estructural y responsabilidad del cálculo estático a cargo del Ing. Atilio Gallo.

El edificio guarda relación con las otras grandes estaciones del ACA, y fue previsto a escala de los automóviles que deben circular, lavar, engrasar, reparar y estacionarse en su interior con las máximas facilidades.

La necesidad de fluida circulación horizontal obliga a disminuir los puntos de apoyo a un mínimo compatible con la economía y las dimensiones del terreno. Toda la planta está diseñada con un módulo de 4m x 4m que establece un ritmo de columnas de 16m x 12m, y alcanza 18.60m en la esquina de Seguí y Godoy Cruz.

La circulación vertical está asegurada por dos monumentales rampas helicoidales, una de subida y otra de bajada, dispuestas simétricamente con el eje del edificio, y que conectan la planta baja con los cuatro niveles siguientes. Además, existen dos núcleos de escaleras y ascensores para pasajeros y cargas.

Se complementan los servicios de la estación con oficinas, bar confitería, túnel de lavado rápido, inspección de seguros, toilettes, oficina de correos, cabinas telefónicas y otros que facilitan el tránsito de socios locales y turistas.

Estructura

Dentro del partido arquitectónico, como lo denominan los arquitectos y el gremio al edificio, adoptado, la estructura consta de pocas columnas y entrepisos cuyas vigas tienen todas la misma sección y se ubican en una cuadricula de 4m x 4m, para formar un casetonado de gran tamaño, acorde con la escala del edificio.

La uniformidad que confiere a la estructura el tipo casetonado tiene grandes ventajas por constituir un cielorraso uniforme dentro de un plano virtual y un espesor mínimo constante, aprovechando la ventaja del HªAª que distribuye las cargas de los entrepisos en dos direcciones ortogonales como consecuencia de su carácter monolítico y continuo

El casetonado de módulo pequeño, por ejemplo 0,90m x 0,90m hasta 1,50m x 1,50m es muy empleado en todos los países, pero requiere gran cantidad de moldes y su aspecto es un tanto obscuro y monótono, si no se corrige con una iluminación adecuada o bien un cielorraso suspendido. Para obtener un aspecto claro y limpio, fue necesario colocar pocas vigas y de sección triangular en vez de rectangular. Este planteo de diseño estructural adecuado para esta obra, exigió el empleo de hormigón y acero de altas resistencias. El hormigón empleado es el denominado B-450 en la norma alemana, o sea con una característica de 300kg/cm3, como mínimo. En nuestro país no es corriente construir estructuras resistentes cuyo hormigón alcance un límite de ruptura superior de 200kg/cm3 fue necesario un control riguroso de sus componentes: cemento, grava, arena y cantidad de agua.

El helicoide de cada una de las rampas se apoya únicamente en el borde interior, y se materializan con una lámina de doble curvatura y voladizo de 4m, de espesor variable entre 15 cm y 40 cm.

Las fachadas sobre las tres calles se diseñaron con una carpintería metálica completada con piezas de hormigón premoldeado liviano y cemento blanco, con el objetivo de reemplazar la mampostería y revoques tradicionales por materiales de mejor calidad y duración en contraste con las estructuras resistentes cuya superficie queda aparente.

En el museo del Automóvil Club Argentino se puede observar distintas reliquias que forman parte del patrimonio histórico  y a la vez rinden homenaje a quienes fueron pioneros y propulsores del automovilismo deportivo y turístico.

En ACA Central, otra joya de la Arquitectura Porteña se muestran   “joyas” como el Daimler de 1892 y el Ferrari 166 utilizado por Juan Manuel Fangio en las temporadas internacionales de automóviles especiales – hoy Fórmula 1 – del 49 y 50.

También piezas como: un automóvil Peugeot de 1903 con motor mono cilíndrico, un Wanderer biplaza (asientos en tándem), un Daimler de 1912, entre muchos otros ejemplares históricos: como el automóvil eléctrico, marca Krieger de 1898, Mors 1899 y el Yruam, automóvil proyectado y diseñado en Argentina entre 1927 y 1928 por él Ingeniero Francés Maury.

Encontrarán ejemplares del automovilismo deportivo: un Hudson de 1924 con motor de 6 cilindros de 4736 cc que fuera utilizado por Ricardo Nasi, una réplica de un Ford A Baquet de turismo de carretera, y otra Renault 1908. Además de máquinas como el Brabham BT 36 del año 1971 con el cual Carlos Alberto Reutemann disputó el campeonato de Fórmula 2 Europea. Y su antecesor el Brabham BT 30 del año 1970.

En las paredes de las salas se pueden observar fotografías y otros documentos relacionados con la historia de la institución y del automovilismo en Argentina, como la patente del primer auto que circuló por el país (Nº 1, de Dalmiro Varela Castex, fundador del Automóvil Club Argentino).