Salida rápida para el trastorno de pánico

Publicado por

Imagine por un momento, que es una noche encantadora, está cenando con su familia en un restaurante, es verano y corre una fresca brisa. Están celebrando una situación laboral muy beneficiosa, por la que habían trabajado incansablemente para que se concretara. Están conversando alegremente, la comida es exquisita, la situación no podría ser mejor. Cuando de repente se escucha un grito aterrador, ladrones! y en ese mismo momento usted siente la punta de un arma en su cabeza. Está paralizado del miedo, el corazón va a mil, le cuesta recuperar el aliento y puede sentirse mareado y débil, cree que podría realmente morir en ese momento. Su instinto lo único que quiere es salir corriendo, pero no puede, la desesperación lo invade.

Ahora imagine esa misma velada encantadora y el mismo pánico con toda esa activación corporal, pero esta vez, no hay ladrón que le apunte a la cabeza. Su corazón golpeando su pecho como un caballo a todo galope, sudoracion, sensacion de ahogo, dificultad para respirar, diarrea, temblores, inestabilidad, mareos, sensacion de desmayo, escalofrios, sofocacion, son algunos de los síntomas que podria sentir. Quiere salir corriendo del lugar, la desesperacion lo invade. Es un gran desconcierto. ¿Qué puede uno pensar en esa situacion? ¿Qué me está pasando, me estará por morir, me estará volviendo loco? Hay quienes sienten verguenza y no cuentan lo que les sucede, no entienden lo que les pasa, no encuentran las palabras para explicarlo. Se sienten absolutamente solos en su desesperacion, no hay experiencia similar a esta que estan viviendo.

Esta es la experiencia de aquellos que sufren de ataques de pánico. Imagínese estar pasando por una emoción de pánico aterradora, darse cuenta al mismo tiempo que no hay nada externo que la provoque y sentirse tan perplejo y devastado por la situacion que ni puede hablar de ella. Luego de esos largos minutos que dura la experiencia, y como si el panico vivido hubiese sido escaso, queda ademas el temor a que vuelva repetirse. La persona se siente absolutamente vulnerable.