Políticos abrieron sus propios bares en los últimos años en la Ciudad

Publicado por

La Política es la forma ideológica que centra el poder a un grupo de personas que lideran y velan por las garantías de una población. El termino política se remonta al siglo V a.c. cuando Aristoteles desarrollo una obra que la tituló “Política”, la cual fundamento los principios de lo que actualmente es Administración de poder.

Un bar es un establecimiento comercial donde se sirven bebidas alcohólicas y no alcohólicas y aperitivos, generalmente para ser consumidos de inmediato en el mismo establecimiento en un servicio de barra. La persona que atiende el bar suele estar de pie, tras la barra, y en el mundo anglosajón se le conoce tradicionalmente con el nombre de barman o bartender.

Un bar más política de como resultado propaganda que paga el consumidor.

Varios políticos abrieron sus propios comercios tipo bares en los últimos años. Sus locales están presentes en los circuitos gastronómicos de Palermo, San Telmo y Almagro para quien quiera visitarlos.

La taberna kirchnerista

El kirchnerismo tiene al menos dos bares en la Ciudad. Uno de ellos se llama Los Chisperos. Lo fundó hace cinco años la ex legisladora porteña del Frente para la Victoria (FPV), Gabriela Cerruti, junto a un grupo de compañeros del partido Nuevo Encuentro.

Era pleno auge del kirchnerismo cuando instalaron el primer local en San Telmo. Entre fines de 2015 y comienzos de 2016 se mudaron al salón que ocupan ahora, en el mismo barrio.
Los Chisperos recibe con frecuencia al ex jefe del Afsca y titular de Nuevo Encuentro,Martín Sabbatella; al ex presidente de Aerolíneas Argentinas, Mariano Recalde y al ex ministro de Economía, Axel Kicillof. También a periodistas como Gustavo Sylvestre, Víctor Hugo Morales y Daniel Tognetti.

Entre cafés, pizzas, cervezas, empanadas y papas fritas, en San Lorenzo 365 (a una cuadra del circuito gastronómico de San Telmo) se realizan actividades culturales y políticas.

“Lo de Néstor” es otro de los locales que funciona en San Telmo. Es un restaurante que recibe figuras del kirchnerismo como el el ex secretario de Comercio, Guillermo Moreno; el ex vicepresidente Amado Boudou y el ex ministro del Interior, Florencio Randazzo, en un ambiente embebido en su folklore. Pero sus dueños, integrantes de una cooperativa de trabajo, no son dirigentes sino militantes del FPV.

Perón-Perón es otro de los más concurridos en Palermo donde cada una hora se escucha la marcha peronista.
En Rivadavia y Quintino Bocayuva, Almagro, funciona un bar gris con vetas naranjas llamado La Fragua, donde ocurre lo opuesto. Como tantos, ofrece bebida, comida y música. Pero tiene una particularidad, imposible de detectar a simple vista: pertenece al Frente Renovador y sus ganancias son destinadas al desarrollo de su ala porteña.
La Fragua es un centro cultural y está registrado como asociación civil. Fue inaugurado el 25 de mayo de 2016, en un acto que contó con la presencia del líder del FR, Sergio Massa.

Además de Gentilini, hay otro dirigente del Frente Renovador que tiene un emprendimiento propio, aunque no es de índole gastronómica sino exclusivamente cultural. La Casa Rodolfo Walsh es propiedad del diputado nacional por la ciudad, Julio Raffo. Funciona desde 2009 en una antigua casa refaccionada por su agrupación en Palermo, a metros de Plaza Armenia.

La izquierda también está en el circuito gastronómico, aunque no sea a través de un dirigente en particular. León León es el bar y centro cultural del Partido Obrero, que funciona en un local de 150 metros repartidos en dos pisos. Además de actividades culturales, en Nicaragua 4432, Palermo Soho se realizan charlas con presencia de figuras nacionales, como Jorge Altamira.