Monumento al Padre Mugica en la avenida 9 de Julio y calle Arroyo.

Publicado por

Participación Ciudadana Una Audiencia Pública respaldó la ley con aprobación inicial que propone aceptar la donación del Gobierno Nacional y el emplazamiento en la avenida 9 de Julio y calle Arroyo.
Una audiencia pública respaldó aceptar la donación efectuada a favor del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires por el Gobierno Nacional de una escultura homenaje al sacerdote católico Carlos Mugica. La norma que tiene aprobación inicial del Cuerpo parlamentario también autoriza el emplazamiento de la obra realizada por el artista Alejandro Marmo, en el cantero central del extremo parquizado entre la calle Carlos Pellegrini y la Avenida 9 de Julio en su intersección con la calle Arroyo.

El expediente N° 3004-D-2013 fue iniciado por la diputada Gabriela Alegre (FpV) y la ley obtuvo aprobación en primera lectura durante la sesión ordinaria del pasado 6 de marzo. La audiencia efectuada a partir de las 15 horas en el Salón “Presidente Perón” del Palacio Legislativo, fue presidida por la diputada Lía Rueda (PRO), titular de la comisión asesora de Cultura. Además, asistieron Diana Martínez Barrios, Edgardo Form (NE), Lorena Pokoik, Gabriela Alegre y Gabriel Fux (FpV) e hicieron uso de la palabra habitantes de las villas de emergencia 31 y 21-24 quienes expusieron su apoyo a la norma a la vez que reclamaron una urgente urbanización.

Al final, intervinieron algunos de los legisladores. Pokoik destacó la importancia de la escultura como “simbolo de la lucha en contra de la pobreza y la opción preferencial por los pobres”. Recordo que “Mugica significa no mas villas, justicia social con redistribucion de la riqueza” y “el mejor homenaje es cumplir los sueños por los cuales fue asesinado: organizar y urbanizar las villas en la ciudad de Buenos Aires”. Form mencionó la relacion que tuvo con el sacerdote cuando siendo estudiante de la Escuela Normal “Mariano Acosta” colaboró haciendo trabajos sociales en las villas; afirmo que “la esencia del Evangelio es el derecho a la vida digna mediante la justa distribucion de la riqueza” y remarcó que “los jóvenes han recogido de su obra para que su prédica se haga realidad”. En tanto, Fux interpretó a Mugica “como nexo entre peronismo y cristianismo, entre los jóvenes de familias ricas y los pobres y ésta escultura también será un nexo para seguir pensando y mejorar la desigualdad que aún subsiste en la ciudad de Buenos Aires”.