Los alquileres aumentaron más que la inflación

Publicado por

En 2015, los alquileres aumentaron más que la inflación. Según los datos oficiales porteños y un informe privado hablan de un alza de 35%; en el mercado, de 30%; el índice de precios fue de 26,9% el año pasado.

Como consecuencia del atraso cambiario, por primera vez en varios años los alquileres en Buenos Aires aumentaron por encima de la inflación oficial en 2015. Según la consultora especializada Reporte Inmobiliario, tanto en la ciudad como en el conurbano, los precios tuvieron un alza de alrededor de 35 por ciento. La dirección estadística porteña coincide con ese porcentaje.

Sin embargo, según los datos que elabora la Cámara Inmobiliaria Argentina (CIA), a la suba anual fue de cerca del 30 por ciento. La inflación porteña, en tanto, fue en 2015 de 26,9 por ciento.

Los barrios más caros de la ciudad para un alquiler de un departamento de tres ambientes, datos de noviembre y según Reporte Inmobiliario, fueron: Recoleta ($ 6250, en promedio), Las Cañitas ($ 6150), Barrio Norte ($ 6130) y Palermo ($ 6025), En cambio, los más baratos se registraron en: Nueva Pompeya ($ 4675), Liniers ($ 4785) y Parque Patricios ($ 4835). Si se busca dos ambientes, los más caros fueron: Palermo ($ 5200), Barrio Norte ($ 5100), Recoleta ($ 5180) y Las Cañitas ($ 5015).

Los más económicos en este metraje se hallaron en Nueva Pompeya ($ 3650), Once ($ 3700), La Boca ($ 3970) y Floresta ($ 3925). En la provincia, un dos ambientes tradicional es más caro en Martínez ($ 4910, en promedio), Tigre ($ 4780), y San Isidrio y Olivos ($ 4755). Los más baratos están en la zona sur y oeste: Lomas de Zamora ($ 3765), Ramos Mejía ($ 3865), Lanus ($ 3930) y Haedo ($ 4080). Para los tres ambientes, Martínez fue también la zona más exclusiva ($ 5835). La más económica, en tanto, fue Lanús ($ 4600).

«El aumento antes era anual. Desde hace un tiempo se hace semestralmente», explicó Ricardo Botana, presidente de la Unión Argentina de Inquilinos (UAI) al diario La Nación. «Tiene que estar bien especificado el monto final. Es un aumento escalonado. La indexación aún está prohibida», señaló. El especialista afirmó que entre las principales quejas, además de los precios, están las comisiones de las inmobiliarias (en la ciudad debería ser de 4,15% o casi un mes de alquiler) y los altos depósitos exigidos.

«Los últimos doce meses, los alquileres aumentaron más que en períodos anteriores, en los que, en general, estos se incrementaban por debajo de la inflación del resto de los bienes y servicios», afirmó Germán Gómez Picasso, director de Reporte Inmobiliario. «A pesar de este último aumento, la renta que obtiene el propietario actualmente es la más baja de la historia. Tener un inmueble para volcarlo al alquiler ya no es tan conveniente», agregó el experto.

«La única salida que aliviaría este tema es la llegada de créditos hipotecarios accesibles para los segmentos que estos últimos años se volcaron al mercado del alquiler», indicó Gómez Picasso. Justamente, el Gobierno está trabajando en un proyecto para impulsar ese mercado usando un modelo similar al de Chile, donde se creó años atrás la Unidad de Fomento (UF). Se trata de una unidad de cuenta que sigue de manera aproximada la variación del costo de vida.