El Libro que demuestra que el paisaje y la gastronomía van de la mano

Publicado por

La obra, de unas 220 páginas, invita a recorrer esas regiones a través
de sus sabores como forma de conocer las múltiples idiosincrasias que
conforman la Argentina, con fotos de calidad y recetas para volver a
viajar desde la cocina de cada hogar.

El libro demuestra que el paisaje y la gastronomía se encuentran
ligadas de manera intrínseca, y descubre por medio de recetas
tradicionales y modernas el clima, el suelo, música, colores y aromas
de la gente y su historia.

El trabajo marca un mapa de viajes culinarios, a través de sus
sabores, paisajes e idiosincrasias, por las siete regiones del país en
que se divide orgánicamente FEHGRA: Centro, Litoral-NEA, Norte-NOA,
Cuyo, Patagonia, Provincia de Buenos Aires y Ciudad de Buenos Aires.

Camino a Córdoba, en la región Centro, recomienda comer un cabrito
asado y crujiente, acompañado de un budín de choclo como guarnición, e
incluye la receta.

También invita a preparar pechito de cerdo con reducción de miel,
perfume de peperina y una ensalada de hojas verdes; una costeleta de
vaca en su punto con salsa criolla y maíz fresco, o un arrollado de
vizcacha frío, chimichurri de las sierras y ensalada de berro, entre
otros.

En la región Litoral-NEA, el viajero gastronómico tiene la oportunidad
de probar tanto la cocina surgida de la inmigración como la heredada
de comunidades indígenas, como la guaraní con sus panificados de
mandioca y chipas.

Las recetas que se destacan son surubí a la rúcula con vegetales
salteados, boga gratinada con cebolla caramelizada, tomate semi
confitado, aro crocante de queso, acompañado de una ensalada verde,
mandioca salteada y emulsión de melisa, o el conejo confitado
acompañado de maíz cremoso y queso cuartirolo.

El libro demuestra que el paisaje y la gastronomía se encuentran
ligadas de manera intrínseca

Otro recorrido es el de los caminos del vino, en Cuyo, donde también
se descubre la presencia de aceitunas, frutas secas, frescas o
disecadas y vegetales premium.

También destacan recetas de postres, como los huevos quimbos y la
ambrosía, las barras de dulce de membrillo o alcayota y los arropes,
son los sabores que impregnan esta zona.