La logística del traslado de los caballos a Palermo

Publicado por

El silencio que reinaba en la noche debe ceder paso a los primeros trabajadores del nuevo día. Es la hora en que comienza la preparación de los caballos que, más tarde, entrarán en acción en el Campo Argentino de Polo, en Palermo. Un largo día comienza para quienes serán los protagonistas de una jornada que terminará cuando ya caiga la noche y está de nuevo cada uno en su confortable caballeriza.

La logística del traslado de los caballos a Palermo los días de partido es un arte que se viene ejercitando hace años, pero que cada vez adquiere mayor grado de sofisticación. Ningún detalle puede quedar librado al azar. En juego estan las maquinas en las que los jugadores depositan gran parte de sus posibilidades.

Cada uno lleva entre 10 y 14 caballos por partido, de los cuales utiliza entre seis y diez, y seis o siete petiseros para realizar todas las tareas. “El dia empieza a las 3.30. Se les da de comer y una hora despues se los varea durante 15 o 20 minutos”, cuenta Ricardo Anibal Force, mas conocido por todos como “Zorrino”, jefe de petiseros de Gonzalito Pieres y que tambien supo acompañar a Gonzalo padre y a Adolfo Cambiaso. Por varear se entiende ejercitar al caballo mediante caminatas o trotes para que lleguen en el mejor estado fisico posible al partido.