La estación Santa Fe de la línea H será finalmente inaugurada a fin de mes.

Publicado por

Con un año de demora, la estación Santa Fe de la línea H será finalmente inaugurada a fin de mes. La puesta en marcha original estaba prevista para julio del año pasado, pero fue reprogramada para septiembre y, luego, una vez más, para marzo o abril. Ahora que están dadas las condiciones para su funcionamiento, la nueva parada quedará operativa a fin de mes. En la actualidad, la línea H sigue de largo por esta parada cuando une Córdoba con Las Heras y viceversa.

La estación es la única que queda pendiente en la línea H, tras la apertura de las de Córdoba y Las Heras, en diciembre pasado. La obra en la de Santa Fe es más compleja porque debe hacerse la conexión con la línea D (estación Pueyrredón).

En un primer momento, la estación Santa Fe se inaugurará con una combinación provisoria (un túnel angosto y largo) y prometen que la definitiva se habilitará en tres meses, “ya que la obra requirió un procedimiento especial que demoró su construcción”, explicaron desde Subterráneos de Buenos Aires (Sbase), la empresa estatal porteña a cargo de la red. También agregaron: “Es que el túnel de la H debía cruzar por debajo del túnel de la Línea D —como lo hizo con las líneas E, A y B—, pero por razones de índole geotécnica, en este caso, no pudo descenderse la traza a los niveles anteriores. Al momento de la obra, la interferencia de un caño pluvial requirió un procedimiento especial y, por primera vez en las obras de Sbase, debió demolerse la parte inferior de los túneles de la línea D, ejecutando un trabajo cuidadoso para no afectar el servicio”.

La estación está casi lista: en estos días, se terminará de colocar la cartelería, de armar las boleterías y de ajustar el sistema de señales. En el caso de la vía, la misma ya está en uso: siempre debajo de la avenida Pueyrredón, el subte va de Córdoba a Las Heras sin detenerse en Santa Fe. Estas dos estaciones trajeron un incremento del 80% en la cantidad de pasajeros. Con Santa Fe, se calcula que pasarían de 80 mil a 110 mil usuarios por día.

Actualmente, la línea H cuenta con diez estaciones (Hospitales, Parque Patricios, Caseros, Inclán, Humberto I, Venezuela, Once, Corrientes, Córdoba y Las Heras), una extensión de 7,2 kilómetros y es utilizada a diario por más de 80 mil pasajeros. La nueva estación y la posibilidad de combinarse con la línea D traería un 35% más de usuarios: se estima que la línea H será aprovechada por más de 100 mil pasajeros, que podrán viajar entre Parque Patricios y Recoleta en 22 minutos. Además, la nueva conexión con la D, aliviará a la línea C, la única transversal que se une con las otras líneas.

De todos modos, desde que se inauguró la estación de Las Heras, los usuarios denunciaron importantes demoras en los servicios, por falta de formaciones para cubrir los trayectos. Para paliar esta situación, se renovará la flota y se pondrán en circulación nuevas formaciones cero kilómetro (con un 50% más de vagones). Actualmente, la H circula con seis formaciones de cuatro vagones cada una. Estos coches tienen más de 80 años y son los más antiguos de toda la red. Así, con seis formaciones de seis vagones se ampliará el servicio, que además tendrá aire acondicionado, más medidas de seguridad y un mejor anda sobre rieles. La idea es llegar a las trece formaciones antes de fin de año y mejorar la frecuencia (bajar de 6 a 3 minutos).

Hacia el lado sur también está pendiente la construcción de la cabecera de avenida Sáenz. En la Ciudad informaron que se concretaría en 2018, ya que el proyecto original tuvo que ser revisado porque en esa zona de Pompeya construirán un viaducto para el ferrocarril Belgrano Sur. En tanto, la Legislatura porteña ya aprobó una ley para que la H también llegue a la villa 31, la terminal de ómnibus de Retiro y allí se conecte con la C, formando una sola línea. Pero este proyecto aún está en etapa preliminar.

Habrá una conexión provisoria con la D

La combinación de la línea H con la D se encuentra actualmente en obra y tardará unos meses más en terminarse. Sin embargo, voceros de Subterráneos de Buenos Aires indicaron que se habilitará “una conexión provisoria” entre ambos ramales para la que se estudian diferentes alternativas, aunque hasta el momento no difundieron mayores detalles. En los últimos días se cercó la punta sur del andén central de la estación Pueyrredón de la línea D, por donde se haría la combinación. La complejidad de la obra es la principal causa de los retrasos, según explicaron desde la empresa estatal que administra el subte. Por un lado, el túnel de la H debía cruzar por debajo del túnel de la D, pero por cuestiones geotécnicas no pudo descenderse la traza a los niveles anteriores. Además, la interferencia de un caño pluvial obligó a cambiar de planes y a desplegar un recurso especial.

Otras estaciones

Las obras del plan de ampliación de la línea H contemplaban seis paradas que fueron licitadas en 2012. De ellas, sólo dos fueron inauguradas.

Córdoba y Las Heras
Quedaron habilitadas a fines de diciembre del año pasado. Ambas benefician a más de 75 mil vecinos que se mueven en las cercanías de esos tramos.

Facultad de Derecho (ex Plaza Francia)
Se encuentra actualmente en obra y se estima que estaría terminada recién en 2017. Esta estación tuvo que ser relocalizada a raíz de la oposición vecinal a que se construyera bajo la plaza Intendente Alvear, en Recoleta.

Nueva Pompeya
Fue cancelada del proyecto tras ser sancionada una ley en la Legislatura por unanimidad para eliminarla del trayecto sur. El fundamento principal fue evitar construir una estación en cercanías del Riachuelo por las complicaciones que traía por la mala calidad de los suelos.

Sáenz
Será la terminal sur del ramal y su construcción está parada. Estará ubicada debajo de las avenidas Almafuerte y Sáenz, en Nueva Pompeya, y combinará con la estación homónima de la línea Belgrano Sur.

Conflicto por los nuevos trenes Alstom

Los empleados nucleados en la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y el Premetro (AGTSyP) denunciaron hace unas semanas que el Gobierno porteño busca eliminar la figura del guarda en la línea H a partir de que se incorporen al servicio los nuevos trenes Alstom brasileños.

Según afirma el gremio de los metrodelegados, se estuvieron haciendo cambios en esos coches con el objetivo de anular los controles manuales que permiten, mediante llaves en las cabinas, accionar la apertura y el cierre de las puertas. Ese intento, ordenado por Subterráneos de Buenos Aires (SBASE), fue considerado como “una clara provocación que enrarece la negociación y rompe con la paz social actual” y el sindicato instó a la empresa estatal a que “se abstenga de seguir modificando las formaciones Alstom, anulando los controles que vienen de fábrica correspondientes a la función del guarda”.

“Piccardo decidió que este trabajador no es necesario y sacaron esta llave. Pusieron dos tapitas y taparon donde decía ‘guarda’ y ‘apertura de puertas’”, acusó el secretario general de AGTSyP, Roberto Pianelli. Desde SBASE dijeron que dicha modificación estaría relacionada con la puesta en marcha del señalamiento CBTC (Communications-Based Train Control), mientras que Piccardo desestimó que haya intención de realizar despidos. En protesta por la decisión de SBASE y bajo el lema “Sin guarda no hay subte”, los gremialistas decidieron no asistir a las pruebas de capacitación, lo que demorará la entrada en servicio de los trenes.