El Seder de Rosh Hashaná: Una tradición cargada de simbolismo

Publicado por

Por Fernando Rubin, Presidente de LimudBA , www.lucia@limudba.org, organizadora de Rosh Hashaná Urbano.
Recetas de Hola Jacoba, www.holajacoba.com.ar

El Año Nuevo judío, Rosh Hashaná es el aniversario de la Creación del Mundo y también el día de renovación del vínculo entre Dios y el Pueblo de Israel.Inicia el período de los Diez Días de Arrepentimiento que culminan con Yom Kipur, el Día del Perdón. Si bien es una celebración con un contenido muy serio y reflexivo, también es festiva y optimista y la comida ocupa un lugar central.
Es una de las pocas festividades judías con su tradicional Seder, y
Rosh Hashaná es una de ellas. Existe una antigua costumbre de ingerir alimentos simbólicos, acompañados por bendiciones y deseos para el año que comienza. Estos alimentos son consumidos en un «orden» particular: en un Seder. Esta ceremonia se realiza antes de la cena.
Algunos de estos deseos se basan en la naturaleza simbólica o en la forma del alimento (por ejemplo, la miel es dulce, las granadas tienen muchas semillas, etc.); otros son juegos de palabras con el nombre del alimento.
Originalmente estos juegos de palabras se basaban en el nombre hebreo o arameo de los alimentos, pero las comunidades locales fueron inventando juegos nuevos basados en sus idiomas y dialectos locales.

¿Qué significa cada alimento en El Seder de Rosh Hashaná?

Como en otras festividades y como en cada Shabat, la cena de Rosh Hashaná comienza con el Kidush y la bendición del vino. Mientras que la bendición del vino es la misma siempre, hay un Kidush que es exclusivo de Rosh Hashaná. En él se invocan temas como la remembranza, los toques del shofar y el Reinado de Dios, distinguiendo esta festividad de otras, santificándola.
En la cena de Rosh Hashaná se bendicen y se ingieren dos hogazas de jalá, tal como se hace en otras festividades y también en Shabat. Pero la jalá de esta noche es redonda para representar la circularidad del tiempo y la plenitud del año.

Los dátiles representan un deseo de paz y de relaciones significativas. Es un llamado a la paz y a la tranquilidad en el año que está dando comienzo.

La granada es un deseo de buenas acciones. En Israel madura durante la temporada de Rosh Hashaná y contiene muchas semillas dulces.

Las chauchas verdes, son un deseo de prosperidad y de poder compartir. La Rubia es uno de los alimentos simbólicos mencionados en el Talmud

El puerro es para desear amistad y vida comunitaria. Remite a la palabra ikartú: «Serán arrancados». Para una interpretación más positiva, este Simán puede ser formulado como un pedido de ser bendecidos con buenos amigos y enriquecedora vida comunitaria.

La remolacha implica un deseo de libertad y el crecimiento. La palabra aramea Salka (remolacha) recuerda la palabra Lehistalek, retirarse. En esta bendición.

La manzana con miel se come para desear de un año dulce y es una de las tradiciones que más se conservan para esta fecha.

La Zanahoria está relacionada con un juicio positivo. La palabra hebrea por zanahoria, guézer,
remite al infinitivo ligzor, que es tanto recortar como decretar. Así pues, la zanahoria en la mesa de Rosh Hashaná conlleva un deseo de que Dios nos juzgue con decretos positivos.

La calabaza se come para que nuestras bendiciones cuenten. La bendición tradicional asociada con la calabaza pide que nuestros malos decretos sean anulados y que nuestros méritos sean proclamados.

El pescado se come con intención de fertilidad y el crecimiento. Tradicionalmente se come la cabeza del pescado para promover el liderazgo.

Lajmayin

MASA:
5 gr de levadura
1kg de harina
1 cdita de sal
100 cc de aceite

RELLENO:
1kg de carne picada magra
1kg de pure de tomate
350 gr de membrillo
jugo de 2 limones
sal
2 cditas de baharat
1.5 kg de cebolla

Procedimiento:
Amasar la masa y dejar reposar, armar bollitos y estirarlos en forma redonda, colocar en la asadera aceitada y poner relleno en forma pareja por encima, cocinar en horno mediano por 10/15 minutos.

Relleno:
Colocar en una olla: puré de tomate, jugo de limones, membrillo pisado, cebollas rayadas y sal, mezclar, poner al fuego. Cuando reduce 1/4 agregar la carne y mezclar (que no queden pelotitas). Esperar a que hierva y apagar el fuego, agregar el baharat, dejar enfriar, armarlos y… al horno!