Día Nacional del Asado Argentino.

Compartí las noticias de Palermo

El domingo 11 de octubre es el Día Nacional del Asado Argentino, el plato más popular y representativo de la gastronomía nacional. Consejos sobre cómo encender el fuego, elegir la carne, cuáles son los tiempos de cocción y los mejores cortes.

El asado argentino ha sido reservado en su preparación a los varones; las mujeres por lo general se dedican a la preparación de las ensaladas que suelen acompañar a los asados. Si el asado no es expedido en locales comerciales o para el turista, casi siempre implica un acto de encuentro social; los asados menos abundantes suelen ser los consuetudinarios domingueros que puede tener una familia, sin embargo se destacan los grandes asados que reúnen a muchas personas (principalmente familias y amistades).

El «asado a la obra», es decir el asado realizado aproximadamente al mediodía en las obras de construcción de edificios y otros trabajos similares es tan típico de Argentina. Se encuentra descripto en al artículo número 33 de la Convención colectiva de trabajo N° 76/75 de la UOCRA que indica: «En cada sitio de trabajo, y en lugares adecuados, la empresa habilitará locales higiénicos y techados con su respectiva parrilla para los obreros que almuercen en los mismos. Cuando la cantidad de obreros que almuercen supere la de veinticinco, la empresa designará un ayudante, acordándose tres (3) horas pagas, quien se encargará de atender la parrilla y la limpieza del local».








Tips paraun asado

1. Al momento de llevarla a la parrilla, la carne debe tener una temperatura de 10 grados. Por eso hay que sacarla de la heladera o el freezer con la debida anticipación.

2. Es necesario ser pacientes: el fuego requiere tiempo para no arrebatar la carne.

3. El papel de diario se usa para que arranque el fuego y las maderas, para que hagan llama y prenda el carbón.

4. La carne se pone sobre la parrilla caliente y limpia. Si está sucia, hay que pasarle papel de diario o un trapo cuando el fuego queme la grasa.

5. La carne debe cocinarse bien antes de darla vuelta, así la temperatura llega al centro para que no quede cruda.

6. El vacío se hace despacio y para que la costra sea crocante, se le da un golpe de fuego fuerte al final.

7. Las mollejas de corazón se cocinan enteras, a fuego lento y por cinco horas.

8. La entraña es un corte que se sirve bien jugoso por lo que debe estar el menor tiempo posible en la parrilla; a fuego fuerte, seis minutos de un lado, cuatro minutos del otro, ¡y a comerla!

El asado, barbacoa, parrilla o parrillada

El asado, barbacoa, parrilla o parrillada es una técnica de cocción mediante la cual, los alimentos (generalmente cortes de carne) son expuestos al calor de fuego o brasas para que se cocinen lentamente. El calor se transmite gradualmente al alimento, que por lo general está suspendido sobre el fuego o cerca de las brasas. El fuego se logra a partir de carbón vegetal o de madera, aunque hay también parrillas de gas. Las maderas más usadas son maderas duras como las de roble, mezquite, quebracho o coronilla, guindo, que arden a temperaturas altas y por un tiempo prolongado. Si bien la carne más empleada es la carne vacuna, también se asa carne de cerdo, de cordero, cabrito, pescado, pollo, langostinos y diversos embutidos.

Los tradicionales habitantes del campo, los gauchos, son especialistas en la elaboración del «asado a la cruz», «asado al asador» o «asado a la estaca», esto es, las porciones de carne colgadas en un asador de hierro que se clava en la tierra alrededor de un fogón de leña. Un asado correctamente preparado requiere varias horas de fuego y trabajo. El modo de comerlo aceptado en estas regiones es «al pan», en el que solo se utiliza el pan para tomar la carne y un facón para cortarla. También se come «al plato» con cuchillo y tenedor.

Los cortes más comunes son la costilla («tira de asado») y el vacío. En las ciudades, la forma de preparación es menos rústica. Es muy común el uso del carbón vegetal para generar un rápido fuego en la zona este de la Argentina. Los asadores más reconocidos se oponen a las parrillas con tapa por considerar que alteran el normal proceso de cocción.

También es típico el «cordero a la estaca» o «cordero a la cruz» (un cordero entero clavado en un armazón de hierro en forma de «I», a la que se le suele llamar «cruz»), tradicional de la región de la Patagonia, el lechón y el asado con cuero (una vaca entera, a la que no se le ha quitado el cuero). En regiones costeras, sobre todo en Tierra del fuego, se suele hacer pescados y mariscos a la parrilla.

También en la región patagónica se utiliza el llamado chulengo, que es un tambor de combustible de 200 litros cortado al medio en forma longitudinal, al que se le adosan bisagras y una parrilla en su interior.

Si bien los asados más conocidos se realizan con carnes de vaca, cordero y chivito (cabrito), debe recordarse la frase citada en el Martín Fierro: «Todo bicho que camina va a parar al asador», puede añadirse: «Todo bicho que camina, nada o vuela va a parar al asador». En efecto, son frecuentes, sobre todo en el Litoral argentino, asados de pescado (pacú, dorado, boga, surubí, pirá pytá o salmón de río, corvina, etc), así como forman parte de la gastronomía folclórica del gaucho los asados de mulita, peludo, ñandú, yacaré (considerablemente consumido aún en el Nordeste de Argentina) y puma (aunque esta última carne sea muy insólita).

El asado

El parrillero es el encargado de preparar el asado

El parrillero es el encargado de preparar el asado y solo él puede manipular la carne o mantener el fogón. El parrillero suele arrojar sal gruesa a las brasas para que el gas del carbón se consuma y no afecte a la carne.

Es preferible el carbón de madera dura. En Argentina, los mejores carbones se obtienen en el Nordeste, donde se preparan con cortes de quebracho, que se apilan para formar un conjunto compacto de madera, que se cubre luego con barro. Como la cubierta de barro impide la correcta oxigenación, la madera se carboniza sin arder totalmente, y ocurre un proceso muy lento de carbonización que suele durar varios días. Una vez finalizado, el carbón vegetal, de color negro, se embolsa para su despacho. El mejor carbón no lanza chispas ni hace ruido al quebrarse. El carbón no debe transmitir gusto a la carne, sino más bien, ésta al desprender su propia grasa derretida que cae sobre las brasas, genera al quemarse una especie de ahumado, muy particular, que le da al asado su gusto característico. En zonas del interior argentino, y en especial en zonas rurales, el asado se suele cocinar con leña (siendo muy apreciada la de quebracho).

Previous Article
Next Article

PalermoTour en Google Noticias

Anuncios











servidores wordpress


AP DEL: 27-11-2020

Ads

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
error: :-)