Mario Poli es el nuevo arzobispo porteño y asumirá el 20 de abril

NOMBRAMIENTO

El papa designó oficialmente al obispo de Santa Rosa (La Pampa), monseñor Mario Poli, como el nuevo arzobispo de Buenos Aires, quien asumiró sus funciones el próximo 20 de abril.

La información oficial se dio a conocer este jueves a la mañana en forma simultánea en Roma y en Buenos Aires, a través del nuncio apostólico, monseñor Emil Paul Tscherrig, y la agencia AICA, aunque la noticia de la designación ya había trascendido ayer.

Se trata de la primera decisión directa del papa Jorge Bergoglio sobre la iglesia argentina, dada a conocer el jueves santo y horas antes que el clero porteño se reúna para participar de la misa crismal, con la que se inicia el triduo pascual.

Por su parte, el arzobispado porteño expresó su “inmensa alegría” por la designación del nuevo pastor y anunció que iniciará su ministerio pastoral el próximo sábado 20 de abril a las 16 con una misa en la catedral metropolitana.

“Damos gracias por la prontitud y providencialidad de esta designación que una vez más pone de manifiesto el amor del Santo Padre hacia la Iglesia peregrina en Buenos Aires”, señaló en un comunicado el arzobispado porteño, a cargo interinamente de monseñor Joaquín Sucunza.

La arquidiócesis porteña, primada de la Argentina, se encontraba con sede vacante desde la tarde del 13 de marzo cuando Bergoglio se convirtió en el primer papa jesuita y latinoamericano de la historia de la iglesia católica y, al mismo tiempo, obispo de Roma.

De perfil moderado, Poli -de 65 años- fue un estrecho colaborador de Bergoglio, entre los años 2002 y 2008 cuando se desempeñó como obispo auxiliar de Buenos Aires y vicario episcopal de la zona de Flores.

Con su elección, el papa Francisco vuelve a sorprender desde el Vaticano, dejando en el camino a los postulantes que se venían mencionando con insistencia para reemplazarlo en Buenos Aires, como el obispo de Corrientes András Stanovic; el de Gualeguaychú, Jorge Lozano; o el de Avellaneda, Rubén Frassia.

Con su designación, Poli se convierte en el 12do. arzobispo de Buenos Aires -el primero surgido del propio clero porteño en los últimos 90 años- y quedará a cargo de las 186 parroquias, 102 iglesias y capillas, y 817 sacerdotes con que cuenta hoy la iglesia en la ciudad.

Apenas elegido Bergoglio, monseñor Poli expresó su “alegría y orgullo” por la designación de un papa argentino, y ratificó su “compromiso sincero de hacer nuestro su magisterio pastoral y trabajar sin descanso y con pasión, para llevar adelante su pedido por la nueva evangelización”.