Vacaciones: Miles de propuestas y actividades de calidad llegaron a todos los barrios.

Miles de propuestas y actividades de calidad
llegaron a todos los barrios

Miles de chicos y adolescentes recorrieron las 2855 actividades que hubo en la Ciudad durante las vacaciones de invierno para vivir en familia: teatro, cine, danza, música, circo, títeres, recitales, muestras, talleres y múltiples actividades con entrada libre y gratuita o a precios accesibles. Este año la oferta se extendió hasta la primera infancia, de 0 a 3 años. La familia fue la gran protagonista de la cultura porteña.

Bebés, niños, jóvenes y adultos disfrutaron de actividades pensadas para cada edad, gratuitas o a precios accesibles, programadas desde el Ministerio de Cultura para que toda la Ciudad fuera el ámbito donde vivir las vacaciones de invierno en familia.

“El balance es más que positivo: nuevos espacios, además de los tradicionales, y variadas propuestas públicas e independientes en cada rincón de la Ciudad hicieron posible que más vecinos y turistas puedan compartir y vivenciar estas vacaciones en familia con la cultura como aliada. Porque la cultura es una herramienta de desarrollo. Además, la nueva calle Corrientes vibró en su nueva versión con todo su potencial mostrándose como centro cultural a cielo abierto”, manifestó Enrique Avogadro, ministro de Cultura.

La Ciudad propuso una amplia agenda de actividades culturales, diversas y de calidad, para disfrutar de las vacaciones en todo su potencial. Hubo: teatro, danza, música, muestras, ópera, ciencias y tecnología, gastronomía, títeres, juegos, talleres, cine, conciertos, y shows tanto para chicos como para el “niño” que todo adulto guarda en su interior.

Durante las vacaciones de invierno de 2019 se realizaron tres veces más actividades que en 2018 (2855 y 984 respectivamente). Se programaron el doble de actividades para el público infantil y casi diez veces más para el público general.
De todas las actividades organizadas por el Ministerio de Cultura de la Ciudad, dos mil fueron gratuitas (70%). Las disciplinas más programadas este año fueron las artes visuales y las artes escénicas.
El espacio que concentró la mayor cantidad de actividades fue la Usina del Arte con un 30% de las actividades totales por las que pasaron más de 200.000 personas. Le siguieron el Centro Cultural Recoleta, el Teatro San Martín y la Dirección General de Promoción Cultural.
*Fuente: Data Cultura el área dedicada a la producción, análisis y difusión de información vinculada a la dinámica cultural de la Ciudad de Buenos Aires.

Usina del Arte
La Usina del Arte inauguró este año iUpiiiii! el primer espacio cultural de la Ciudad exclusivo para niños de 0 a 3 años. Y, como siempre, fue un centro de actividades para los de 4 a 7 años, pre-adolescentes (8 a 12) y adolescentes. Hubo talleres de artes visuales, teatro, conciertos, hip hop, trap, slackline, break dance y street art. También canchas de fútbol, básquet 3 contra 3, fútbol tenis, exhibiciones, partidos, mesas de ping pong y metegoles. Las clases de baile, coreos y yoga fueron para todos los gustos y se sumó la Zona Tech, con estaciones de juegos gamers, peluquería, maquillaje y ciencia; la Zona Cómic con charlas de youtubers y talleres de historieta, stop motion y animación, y mucho más en las jornadas vacacionales en la Usina. Gran parte de las actividades fueron accesibles para no videntes, hipoacúsicos y personas con movilidad reducida. Más de 200 mil personas disfrutaron de las propuestas de la Usina.

Centro Cultural Recoleta
Miles de chicos y adolescentes pasaron por Imaginódromo, la campaña del Recoleta pensada para ejercitar y potenciar la imaginación. Se realizaron más de 250 actividades, muestras, intervenciones, recitales, teatro de títeres, películas, ferias y charlas, todas gratuitas.
Rimas improvisadas, graffiti y diferentes estilos de baile urbano se sucedieron en un festival de hip-hop con competencias de freestyle, breaking, workshops. En más de 100 talleres, chicas y chicos desde los 8 años pudieron aprender a realizar memes y gif, armar collages, realizar animación en stop-motion, historietas, clown, máscaras, experimentación sonora, teatro, escritura, stencil, historietas y rap.
También hubo shows de grupos y solistas y un ciclo de cine de clásicos sobre la imaginación.

Complejo Teatral de Buenos Aires
El Complejo Teatral de Buenos Aires puso en cartel 3 obras con propuestas infantiles, además de visitas guiadas a los teatros, exhibiciones, muestras de fotografía, películas.
En el Teatro San Martín se pudo ver “Recuerdos a la hora de la siesta”, de Emiliano Dionisi, y “Canciones para Jugar”, instalación participativa, ambas inspiradas en el universo poético de María Elena Walsh. También “Tonolec” y “En el hall”, con música de la artista interpretada en vivo.
En el Teatro Regio, el Grupo de Titiriteros del Teatro San Martín ofreció “Ulises: el regreso a casa”. Y en el Teatro de la Ribera, la ópera “Hansel y Gretel”, un “Taller de narración oral para chicos/as” y un taller de historietas convocaron a la imaginación creativa.
El Complejo recibió más de 48 mil personas durante el período vacacional.

Teatro Colón
El Teatro Colón ofreció conciertos, talleres para experimentar los oficios teatrales y un espacio de narración de cuentos. En la Plaza Vaticano un gran espectáculo gratuito, con 80 músicos en escena, actores, bailarines y proyecciones, reunió a centenares de familias.
Además, los domingos dos conciertos en la sala principal fueron pensados especialmente para los chicos y chicas más grandes, en tanto las “Tardes musicales en Avenida Corrientes” llenaron de música la nueva peatonal.

Centro Cultural 25 de Mayo
En el Centro Cultural 25 de Mayo el Camping Cultural se convirtió en un espacio de juegos y espectáculos para toda la familia, y sobre todo para adolescentes, con una programación divertida y gratuita para pasar todo el día. La temática de este año fue el cómic y hubo talleres abiertos de videojuegos, cine infantil, espacio creativo, y juegos sorpresa.
En teatro, “La gran farándula” y “Musiquitas” deleitaron a la audiencia infantil, con funciones a precios accesibles. El espacio recibió a 10 mil personas en las vacaciones.

El Cultural San Martín
Bajo el eje temático “Juego”, el Cultural llevó adelante las propuestas para estas vacaciones.
En teatro, la multipremiada “Saltimbanquis” e “Invitados a tomar el té”, con canciones conocidas por niños, padres y abuelos, regocijaron a las distintas edades.
El cine estuvo presente en el Ciclo Vacaciones de Invierno y en VerCine Infantil. Este último fue un ciclo de cortometrajes de animación, ficción y documental producidos y realizados por niños y pre adolescentes en sus escuelas. Se proyectaron en el Núcleo Audiovisual Buenos Aires del Cultural San Martín, y el 5 de agosto se celebrará el conteo de los votos emitidos por los niños, dándose a conocer los ganadores.
También funcionó una sala de escape literaria, y MetaMonster, taller de diseño de videojuegos con realidad aumentada a partir de la aplicación.

El Moderno
El Moderno incorporó programación de vacaciones para niñas, niños y adolescentes, y una serie de propuestas dedicadas a bebés y sus familias, con actividades dictadas por artistas y profesionales especializados en la primera infancia. Se sucedieron además espectáculos de música, poesía y circo para disfrutar en familia, visitas guiadas, y participación de artistas invitados de los cuales pudieron disfrutar alrededor de 13 mil personas.

Bibliotecas
Las Bibliotecas de la Ciudad no quedaron al margen de la programación de vacaciones: ofrecieron juegos y lecturas, talleres creativos, música, teatro y cine para disfrutar en familia.
Monstruología; Actuando la lectura: Sherlock Holmes; Teatro de papel: “Lorca y los colores”; Taller de pop-up; Insurrecta; Amar es urgente; Especial Cine para pequeños lectores con Keaton eternamente, fueron algunas de las propuestas divertidas y gratuitas.

Museos
Los Museos sumaron actividades múltiples y diversas, entre las que se destacó “Enigma en el Museo”, una función teatral participativa. También “Taller de historietas: un cómic, una idea”; “Milonguita para chicos y grandes”; “Asaltos en el Museo de la Ciudad”; “Personas, personajes y vestuarios”; “Jugando con el Cine”. Cerca de 25 mil personas disfrutaron de todas las propuestas de los museos en el receso invernal.

Arte en Barrios
El Programa de Arte en Barrios trabajó para llevar arte y diversión a todos los barrios de la Ciudad, de manera que las familias no estuvieran obligados a recorrer grandes distancias para disfrutar de un espectáculo. Sumaron 28 actividades, en 20 barrios porteños, gratis, todos los días.

Circuito de Espacios Culturales
A “Arte en Barrios” hay que sumar el circuito de espacios culturales, integrado por 7 Centros Culturales: Resurgimiento, Adán Buenosayres, Del Sur, Julián Centeya, Chacra de los Remedios, Carlos Gardel y Marcó del Pont, que, ubicados en distintos puntos de la Ciudad, ofrecieron más de 154 actividades: talleres, espectáculos de teatro infantil, clown, comedia musical, magia, cine, circo, danza y mucho más.

Anfiteatro del Parque Centenario
En el Anfiteatro del Parque Centenario familias y vecinos pudieron disfrutar de “La bella y la bestia” con todas sus funciones agotadas de capacidad.

Calle Corrientes
El gran cierre de las vacaciones sucedió en la mítica calle Corrientes con un sector de talleres infantiles donde los más chicos aprendieron el armado de sombreros y de máscaras anti miedo a cargo de Valor Vereda; otro taller de calado en papel, seguido por una Jam de dibujo a cargo de la Revisteria. La fiesta contó también con un rincón literario y actividades lúdicas vinculadas a la lectura. A su vez ilusionistas, burbujeros, acróbatas, payasos y malabaristas se desplazaron por Calle Corrientes dando color a toda la jornada.
Además, hubo intervenciones artísticas musicales de la mano de la Cámara Argentina de Fabricantes de Instrumentos Musicales (CAFIM), donde el público pudo participar cantando las canciones emblemáticas de nuestra cultura y sumarse a una orquesta improvisada.
La Calle Corrientes es una de las avenidas icónicas de Argentina y con las nuevas obras de urbanismo se transforma cada noche en el punto de encuentro entre artistas, comerciantes y vecinos con el fin de descubrir y disfrutar la infinidad de opciones que hacen única a Buenos Aires.