Seguridad en los ascensores de la Ciudad de Buenos Aires. Un peligro latente.

Publicado por

El uso diario del ascensor en nuestro país asciende a 9.500.000 de personas, siendo el segundo medio de transporte en cantidad de usuarios, luego del auto y por encima del tren, el subte y el colectivo.​
FACARA (la Federación de Asociaciones y Cámaras de Ascensores de la República Argentina) alerta sobre la necesidad de un mantenimiento responsable de los ascensores, dado que el 48% de los accidentes de ascensores corresponde a fallas en la conservación del equipo.​
Más del 18% de los siniestros se dan por malas maniobras de los usuarios, muchos de ellos se dieron en viviendas o edificios multifamiliares donde viven niños y ancianos.
En la ciudad de Buenos Aires se registraron 250 accidentes en los últimos diez años; alrededor del 18% ocurrió por malas maniobras de las víctimas y la mitad de los siniestros se dieron en viviendas o edificios multifamiliares donde viven niños y ancianos. Estos siniestros se podrían haber evitado si se hubiera controlado correctamente la fabricación e instalación, y los equipos tuvieran un mantenimiento acorde con las normativas del transporte vertical, así como los controles adecuados.

Uno de los puntos principales es el control de los equipos, es decir, que los municipios cuenten con el suficiente número de profesionales para verificar el mantenimiento correcto, y que estos recursos estén actualizados en la última tecnología en ascensores como para realizar los controles correspondientes del mantenimiento, la fabricación e instalación. “El ascensor de por sí es un equipo intrínsecamente seguro, cuando se lo fabrica, instala y mantiene de acuerdo con la normativa”, sintetiza Fernando Suárez, presidente de la FACARA.

La prevención como mejor herramienta

La seguridad del ascensor se basa en cuatro pilares fundamentales (todos los actores con ella relacionados deberían tomar conciencia de la importancia de su rol en el buen uso y/o acciones directas o indirectas):

La empresa conservadora y su represente técnico,
El consorcio o propietario y su representante (el administrador)
El usuario
El organismo de control
Sobre las medidas que deben tomarse en general para que el transporte vertical sea más seguro, la FACARA indica que: “Es fundamental el buen funcionamiento del sistema de contralor que debe ejercer el gobierno, realizando inspecciones periódicas para evaluar el comportamiento de los ascensores. Y, por parte del consorcio o dueño del edificio donde se encuentra el ascensor, se debe contratar una empresa idónea que cumpla con lo requerido por las normativas vigentes y que tenga personal capacitado para la atención del servicio. Es esencial atender las anotaciones que realiza el representante técnico de la empresa en el libro de inspección de ascensores para determinar los trabajos a realizar para el correcto funcionamiento y seguridad de los equipos”.

COMO VERIFICAR A UNA EMPRESA CONSERVADORA:

Debe existir habilitación y libro de ascensores adecuado a las normativas
Debe poseer un seguro de responsabilidad civil exclusivo para los ascensores
La empresa debe estar habilitada ante el municipio correspondiente
Debe poseer un representante técnico habilitado para las funciones que determina el municipio correspondiente

Que debe pedir el consorcio o el propietario a la empresa de conservación para evaluarla:

Permiso de conservación con fecha vigente
Seguro de responsabilidad civil acorde a normativas vigentes
Certificado de cobertura de ART con la lista del personal contratado. Un detalle de la estructura de la empresa (Organigrama) describiendo Gerentes, Representantes Técnicos, Supervisores, Técnicos, Operarios y verificar con el certificado de ART.
Precisar el tipo de servicio que cubre el abono (simple, semi-integral o integral, tiempo promedio de atención de reclamos, si tiene guardia de 24 horas y como la brinda, etc.)

USUARIOS- Reglas básicas de uso para evitar accidentes:

No usar el ascensor en caso de incendio o inundación.
Los niños deben viajar siempre acompañados de un adulto y alejados de las puertas.
Los menores deben descender siempre delante de quienes lo acompañan.
Antes de ingresar, asegurarse que el ascensor esté al nivel del piso.
Respetar la capacidad máxima de carga.
No detenerse entre las puertas del ascensor.
No introducir las manos o pies entre las puertas tijeras.
Si el ascensor se detiene fuera de los pisos no tratar de descender por los propios medios, se debe pulsar la alarma y esperar.
No intentar forzar las puertas en ningún momento.
No hacer movimientos bruscos dentro de la cabina.
No rescatar a las personas atrapadas, sino llamar a la empresa conservadora para su auxilio.
Para el mantenimiento del ascensor, contratar a una empresa responsable

Acerca de la Facara:

La Facara es una entidad sin fines de lucro que reúne a cámaras y asociaciones de empresas dedicadas a la fabricación, instalación y conservación de elementos utilizados en el transporte vertical de personas y objetos. El sector comprende más de 1500 empresas en actividad, pertenecientes al sector de fabricación, instalación y mantenimiento. El 85% de la venta e instalaciones de ascensores en todo el territorio argentino la realizan Pymes nacionales, que junto a las empresas encargadas de su mantenimiento, poseen más del 90% del mercado. Emplean más de 15.000 operarios metalúrgicos de forma directa y 5000 empleos indirectos, que representan el 20% del empleo del sector de Bienes de Capital.

Más información en www.facara.com.ar