Pinky y Cacho fueron amigos, compinches y «compañeros de aire», hoy comparten Geriatrico

Publicado por

La locutora y conductora televisiva Lidia Elsa Satragno, más conocida por su seudónimo Pinky fue internada en una clínica de rehabilitación (Inter plaza, en el barrio de Palermo), en la que justamente está su gran amigo y compañero Cacho Fontana.

Dirección: José Antonio Cabrera 3078, C1186AAF CABA
Horario: Abierto las 24 horas
Teléfono: 011 4963-1155

Hace un año, cuando se conoció la noticia de que Pinky subastaba varios objetos valiosos, las alarmas se encendieron. Si bien la conductora contó que no se trataba de un problema económico, sí reconoció que se encontraba postrada en un cama por las secuelas que le dejó una trombosis en 2012. La conductora (de 82 años) padece algunas dificultades motrices que le impedían, por ejemplo, mantenerse en pie por sus propios medios. Eso la llevó a buscar un lugar especializado en el que poder internarse y rehabilitarse de las secuelas que le dejó una trombosis que sufrió en 2012. «Mejora día a día, pero va a estar un tiempo allí hasta que pueda moverse por sí sola».
El lugar elegido por la ex diputada nacional es el mismo en el que se encuentra viviendo Fontana. De hecho, según contó su hermana, Raquel Satragno, fue el animador de Odol Pregunta quien la convenció de internarse allí. «Era una lástima que pasara la vida postrada. Así que me tuve que poner en el papel de la hermana fuerte. Ella decía ‘más adelante, lo voy a pensar’, pero por suerte la convencieron el dueño de la residencia y Cacho Fontana», apuntó la ex modelo. »Esta más animada, charla y tiene reuniones con Cacho y gente que los visita».

Por esa misma época, trascendió que la «señora televisión» había puesto en venta más de 250 objetos personales, entre los que se encontraban piezas de arte y vajilla. Los rumores apuntaron rápidamente a que se encontraba atravesando un complicado momento económico, pero ella misma se ocupó de negarlo. «Al vender mi casa en Punta del Este, me traje todo para acá. Tenía muchas cosas en Uruguay, así que decidí desprenderme de algunos objetos que no me hacen falta. ¡He juntado tanto! ¡O me voy a la vereda o me deshago de algo!», reveló.