MALBA ofrece la exhibición Arte Latinoamericano 1900-1970.

Compartí las noticias de Palermo

El Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (MALBA) ofrece la exhibición Arte Latinoamericano 1900-1970, un nuevo recorrido por el arte latinoamericano del siglo XX a partir de la colección del MALBA.

La exposición reúne 230 piezas de más de 200 artistas y destaca la riqueza artística y cultural del período moderno en América Latina. Los artistas incluidos en la muestra son figuras como David Alfaro Siqueiros, Frida Kahlo, Diego Rivera, Emilio Pettoruti, Rafael Barradas, Pedro Figari, Joaquín Torres-García, Wifredo Lam, María Martins, Antonio Berni, Fernando Botero, Hélio Oiticica, Lygia Clark, Lidy Prati, Jesús Rafael Soto, Lucio Fontana, Jorge de la Vega y Alicia Penalba, entre otros.

Dentro de las novedades pictóricas se puede apreciar Baile en Tehuantepec (1928) de Diego Rivera (Guanajuato, 1886), considerada por el MALBA como una de las obras más importante del pintor guanajuatense.

Las obras de la exhibición fueron elegidas entre las 600 que hoy integran el acervo del museo, teniendo como criterio su relevancia para la historia del arte de la región y su proyección internacional. La selección estuvo a cargo de Victoria Giraudo –jefa de curaduría– en un fluido diálogo con Eduardo F. Costantini –fundador y Presidente del museo– y con el coleccionista Ricardo Esteves, asesor para la adquisición de las piezas fundacionales del MALBA.

La exposición cuenta con dos partes fundamentales; la primera identifica las tres etapas del arte canónico latinoamericano: la noción de vanguardia en relación con la identidad propia de América Latina, seguido por las variantes del surrealismo, el realismo mágico y el arte abstracto y, finalmente, los inicios del arte contemporáneo.

La segunda parte se contrapone a la anterior; las abstracciones libres, el informalismo, las caligrafías de espíritu zen y el espacialismo. A modo de final abierto, desde mediados de los 60 y en el contexto de las diferentes dictaduras en la región, se hace evidente el auge del arte conceptual, de componente político, y las múltiples alternativas de resistencia a los discursos hegemónicos.