Los fines de semana el Paseo de Palermo se colmaba.

Los fines de semana el Paseo de Palermo se colmaba. Las damas con sus
hijas luciendo trajes y sombreros de la ultima moda. Viajaban en sus
cupes, landos y victorias. Hileras de coches se divisaban alrededor
del lago. Los coches iban manejados por cocheros lujosamente
uniformados. Algunos hombres manejban sus autos acompañados siempre
por algún amigo. Este Parque de Palermo llamado Tres de Febrero se
inauguró oficialmente el 11 de Noviembre de 1875, dia de San Marin de
Tous, patrono de Buenos Aires. Domingo Faustino Sarmiento propone
construir allí un parque al estilo del Bois de Boulogne de París o del
Hyde Park de Londres. Se lo llama 3 de Febrero, fecha de la Batalla de
Caseros y derrocamiento de Rosas.
Había lagos artificiales con puentes rústicos, islas, botes de remo y
algunas góndolas que quisieron imitar a las venecianas. Sus numerosos
caminos eran transitados por coches nacionales e importados que
llevaban de paseo a la aristocracia. Se instalaron cafés como el
famoso “Café de Hansen”, demolido en 1912, y no faltó la “Casa de
Fieras” que luego daría lugar a la creación del Zoológico. También se
creó la “Sociedad Sportiva” en la que se observaban las precursoras
ascensiones de globos. En el corazón del predio se encuentra el museo
Eduardo Sivori frente al rosedal, antiguamente pertenecía a un tambo.
En 1920 se transformó en una confitería. Su nombre era el hostal del
Ciervo ya que tomó el nombre de la escultura de los ciervos cercana al
predio. Estas tierras, conocidas como “Bañado de Palermo”, fueron
según Jorge Luis Borges, tan solo “unos vagos terrenos anegadizos a
espaldas de la patria” hasta que Don Juan Manuel de Rosas, padre
mitológico del lugar, construye su caserón y lo mejora con calles,
desagües, plantaciones y un lago artificial. Después de la Batalla de
Caseros, sus bienes fueron confiscados.