La última muestra de Basia Kuperman

Publicado por

La exhibición Andando Caminos en el Museo Sivori, da cuenta de la producción permanente, donde la artista habla acerca de la condición humana, inclusive desde la ausencia de la figura en sus lienzos. La pintora no pudo estar presente en la inauguración, pero como un último acto de compromiso, dejó este mundo el dia después. Con su partida se sella el trabajo de su vida, y nos deja su obra como testimonio.

El próximo sábado se organiza un homenaje en el marco de esta exposición antológica, con alrededor de 30 pinturas entre óleos y acrílicos, donde a manera de una retrospectiva, la pintora nos habla de la condición humana a partir de dos ejes temáticos: los paisajes urbanos y las alegorías biblicas de la tradición judía encarnadas en el cordero.

En estas estas arquitecturas vacias, lo humano es una fuerte presencia en su ausencia y de ese modo Basia interroga acerca de la condicion del hombre.

Esto fue destacado tempranamente por su maestro Demetrio Urruchia, quien entendia el paisaje como una personalidad frente a la naturaleza y señalaba tres tipos de paisaje, siendo el último el de excelencia emocional, que posee una auténtica vigencia interpretativa y carácter personal. Dentro de esta categoria incluia a las realizaciones de su discipula. Afirma la investigadora Silvia Marrube.