La orangutana Sandra será trasladada al santuario Center for Great Apes en Florida, Estados Unidos

La orangutana Sandra, la primera gran simio del mundo que fue declarada “persona no humana” por la Justicia, será trasladada al santuario Center for Great Apes en Florida, Estados Unidos, informaron fuentes de la Unidad Proyectos Especiales Ecoparque del barrio porteño de Palermo (Comuna 14) a este medio. Este organismo porteño impulsa la contratación menor para hacer el viaje en avión. Hay un presupuesto oficial de $1.927.669.

“Servicio integral de logística y traslado de un (1) ejemplar de orangután hembra “Sandra” (Pongo abelii x Pongo pygmaeus), desde el predio de la Unidad de Proyectos Especiales (UPE) Ecoparque Interactivo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires hasta el Aeropuerto Internacional Dallas/Fort Worth en Texas, Estados Unidos”, informa la Contratación Menor N° 9511-0949- CME19 publicada en el Boletín Oficial porteño.

La DISPOSICIÓN N.° 30/UGETUPEEI/19 expone: “En miras de concretar el traslado priorizando el bienestar del ejemplar, resulta oportuno llevar a cabo una contratación donde se incluyan los trámites administrativos y permisos de exportación del ejemplar en Argentina y de importación en Estado Unidos; el transporte desde el Ecoparque Interactivo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires hasta el Aeropuerto de ingreso a EEUU (Aeropuerto Internacional de DallasFort Worth). Además de incluir dicha contratación la ejecución del traslado de los acompañantes hasta Sedgwick County Zoo con su correspondiente estadía”.

El destino final de Sandra iba a ser en principio el Center for Great Apes en el estado de Florida. Tiene una extensión de 40 hectáreas donde hay cerca de 50 ejemplares de todo el mundo. “La misión del Centro para los Grandes Simios es proporcionar un santuario permanente para los orangutanes y chimpancés que han sido rescatados o retirados de la industria del entretenimiento”, destacan sus responsables.

El año pasado le hicieron estudios para saber si estaba en condiciones de afrontar el viaje. Le tomaron muestras de sangre para realizarle un hemograma completo y pruebas serológicas para detectar si tiene hepatitis viral, A, B o C. Y le hicieron un hisopado en cada fosa nasal y otro en las amígdalas y la faringe posterior, para comprobar que no sufra influenza o parainfluenza.

En un primer momento la jueza Liberatori había pospuesto los estudios hasta no tener certeza del tipo de sedación que le iban a hacer a la orangutana.

Tras la revisación médica, fuentes del Ecoparque habían indicado: “La orangutana se encuentra en perfecto estado de salud. Despertó de la anestesia sin ningún tipo de problemas y se la mantuvo en observación para garantizar su bienestar en la recuperación. Por otra parte, accedió a dieta sólida y líquida y ya pudo permanecer en su recinto externo y en el de invierno, que se encuentra calefaccionado, retomando de esta forma su actividad normal”.