Informe Económico: “Aceleración de la baja de tasas de referencia, comienza a arrastrar al resto de las tasas de mercado”

Informe Económico Semanal del Banco Ciudad: “Aceleración de la baja de tasas de referencia, comienza a arrastrar al resto de las tasas de mercado”

Esta semana, la cotización del dólar continuó moviéndose por debajo del límite inferior de la “zona de no intervención” dispuesta por el Banco Central, culminando el viernes en $37,85 a nivel mayorista, pese a las mayores compras de divisas de la autoridad monetaria. El BCRA elevó sus compras de dólares en el mercado de cambios, llevándolas a inicios de esta semana al nuevo máximo diario de USD 75 millones anunciado para el mes de febrero, para luego retrotraerlas a USD 25 millones el jueves y viernes. De esta manera, en lo que va del mes la autoridad monetaria adquirió un total de USD 325 millones en el mercado, que sumados a las compras de enero llevaron el total adquirido en lo que va de 2019 a USD 885 millones y las reservas internacionales un nuevo récord de USD 67.000 millones.

Los pesos emitidos como contrapartida de las compras de divisas que viene llevando a cabo el BCRA han hecho que siga aumentando la meta oficial de Base Monetaria, la cual se situaba esta semana 2,3% arriba de la vigente a inicios de enero, antes que el Banco Central comenzara con sus intervenciones en el mercado de cambios y se previera un “crecimiento cero” de la cantidad de pesos en circulación. En este marco, el BCRA pudo continuar renovando sin inconvenientes los vencimientos de las Letras de liquidez (Leliqs), junto con una profundización de la tendencia a la baja de la tasa de interés pagada por estos instrumentos.

La tasa de las Leliqs cayó el viernes hasta 46,24%, acumulando en sólo 6 días de febrero un descenso de 7,44 puntos porcentuales, con un ritmo de recorte de más de 1 punto promedio diario. Este descenso implicó una aceleración respecto a la baja de 5,57 puntos que ya se había registrado en enero, acumulando una disminución de 27 puntos desde los máximos de 74% del mes de septiembre.

Con una tasa de política monetaria que retoma un camino más definido a la baja, el resto de las tasas de interés de mercado también empiezan a mostrar un descenso más pronunciado. Entre las denominadas “tasas activas”, la tasa cobrada por los bancos por los adelantos en cuenta corriente mayorista (“call” a empresas de primera línea) descendió 3,7 puntos porcentuales en la última semana (-8,7 puntos en 2019), llegado al 54,9%, su valor más bajo desde agosto del año pasado. Mientras que por el lado de las “tasas pasivas”, la tasa Badlar (pagada por depósitos a plazo fijo de más de $1 millón) presentó una baja de 5,1 puntos en la semana y 10,1 puntos en lo que va del año, finalizando la semana debajo del 40%.

En el plano fiscal, la AFIP dio a conocer los datos de la recaudación tributaria del mes de enero, con un aumento del 38,9% interanual. Este incremento si bien resultó inferior a la tasa de inflación, continúa mostrando un avance superior a la evolución del gasto primario, que en los últimos tres meses de 2018 había crecido a una tasa interanual promedio del 28%. En particular, el dato de recaudación de enero se vio favorecido por el buen comportamiento de las retenciones a las exportaciones (+327%) y por los tributos vinculados al consumo (IVA-DGI e impuesto a los débitos y créditos bancarios), en los que se observó un incremento mayor a la inflación (49,4% y 50,7%, respectivamente), una señal positiva en lo que hace a la evolución de la actividad económica.

Relacionado a la evolución de las finanzas públicas, en la licitación de LETES en dólares de esta semana el Tesoro volvió a alcanzar una tasa de refinanciación cercana al 100%, similar a la de las dos primeras licitaciones del año, por lo que hasta el momento el financiamiento de corto plazo obtenido excede cómodamente lo necesario para cerrar el programa financiero de 2019. Adicionalmente, el gobierno colocó también esta semana un título ajustable por CER con vencimiento en 2020, algo que no estaba previsto en el programa financiero, y que contribuye de igual forma a despejar el escenario para el corriente año y comenzar a armar un colchón de financiamiento para el próximo.

Las mejores perspectivas en lo que hace a la posición financiera del gobierno nacional, combinada con un contexto externo más favorable, continuó viéndose reflejada en la evolución de la prima de riesgo país, que esta semana llegó a tocar los 635 puntos básicos, acumulando una baja de casi 200 puntos desde su máximo de fines de 2018.

En suma, en el inicio de febrero se profundizó la distensión de las condiciones financieras que había comenzado a vislumbrarse en enero, en un marco de mayor apetito por activos de economías emergentes a nivel global, el cual tuvo su correlato a nivel local, dando lugar a un mercado de cambios sobre ofrecido y crecientes compras de divisas por parte del BCRA. Como contracara de los pesos emitidos por las adquisiciones de dólares del Banco Central, se aceleró la baja en la tasa de interés de referencia, algo que más temprano que tarde tendrá su correlato en una descompresión del costo de financiamiento de familias y empresas, ayudando a dar vuelta la página de un 2018 signado por el estrés cambiario y financiero.