Homenaje al músico Malvicino

Publicado por

A los 88 años, el célebre guitarrista, arreglador, compositor y director de orquesta fue declarado Personalidad Destacada de la Cultura por los diputados porteños, a iniciativa del legislador Daniel Del Sol.
Horacio Malvicino, el prestigioso músico argentino que alcanzó fama internacional bajo el seudónimo de Alain Debray, fue reconocido esta noche como Personalidad Destacada de la Ciudad de Buenos Aires en el ámbito de la Cultura, durante un acto celebrado en el salón San Martín de la Legislatura porteña.

Guitarrista eximio, arreglador y compositor ponderado fuera y dentro de la Argentina, músico que integró agrupaciones a la par de los más grandes en diferentes ritmos, y director de orquesta con varios apodos pero siempre exitosas, Malvicino es actualmente el presidente de la Asociación Argentina de Interprete (AADI).

El homenaje fue impulsado por el diputado Daniel del Sol (VJ) junto a Roberto Quattromano (mandato cumplido) y el año pasado fue convertido en ley por la Legislatura.
Del acto de hoy participaron figuras del ambiente artístico musical y representantes de agrupaciones gremiales afines. Entre ellos estaban el cantante y político Ramón Ortega (entre el público), el folclorista Zamba Quipildor, los músicos José Colángelo y Juan Cirigliano (ambos de la comisión de AADI), los locutores Julio Lagos y Anselmo Marini. Y dirigentes de AAA, Capif, academias nacionales del Tango y del Folclore, Argentores, Sadaic, Casa del Teatro, entre otros.

«Estoy muy emocionado, acá están todos mis seres queridos; soy más músico que nunca, sin querer compararme con nadie», expresó Malvicino tras recibir el diploma de Personalidad Destacada de la Cultura.

Malvicino siempre fue tenido en el ambiente artístico como un guitarrista virtuoso, que empezó en el jazz y a los 18 años ya actuaba junto a talentos como el Gato Barbieri y Lalo Schifrin. En la segunda mitad de la década del 50 incursionó en el tango, de la mano de Astor Piazzola y su Octeto, donde había otros notables como Enrique Francini, Atilio Stamponi o Leopoldo Federico.

Con Piazzola actuó como guitarrista en varias etapas de la trayectoria del gran genio, quien lo consideraba a Malvicino como el mejor intérprete de sus composiciones en guitarra.
Con el seudónimo de Alain Debray, Malvicino vendió millones de placas discográficas en toda América, especialmente Estados Unidos, y en el resto del mundo. Pero también supo formar y dirigir otras bandas con diferentes nombres y variando sus apodos.

Escribió para obras musicales, hizo jingles publicitarios, musicalizó películas, incursionó en casi todos los ritmos y creó como Alain Debray todo un estilo interpretativo propio que después fue emulado en el mundo.

Fue director musical de RCA y, en tal posición, ayudó a catapultar a nuevas estrellas, como fue el caso de Palito Ortega. Finalmente, dedicó los últimos 20 años de su vida a trabajar intensamente en el sindicato AADI para reivindicar los derechos de los intérpretes, donde ahora es el presidente de la entidad.