En la Argentina, alrededor de 800 mil personas padecen psoriasis

Publicado por

Las personas con psoriasis tienen mayor predisposición a padecer enfermedades inmunológicas, cardiovasculares e inflamatorias.

Hablar de psoriasis es entrar en un universo de reacciones y situaciones que lejos de generar empatía, muchas veces pueden provocar situaciones de discriminación y verguenza. Tal como informa la Federación Internacional de Asociaciones de Psoriasis (IFPA por sus siglas en inglés) «el Día Mundial es un evento global que le da voz a las 125 millones de personas que sufren estas patologías a nivel mundial»

«La psoriasis es una enfermedad inflamatoria, de evolución crónica y de naturaleza inmunológica, no contagiosa, que puede ser gatillada por múltiples factores como estrés, infecciones (bacterianas, virales o fángicas), y también por el consumo de alcohol y tabaco. Se calcula que a nivel mundial afecta a entre el 0,5% y 3% de la población, mientras que en la Argentina hay 800 mil pacientes», refirió la Dra. Lena Marisa Eimer, integrante del staff de Dermatología y coordinadora, junto con la Dra. Lucila Suar, de la Unidad de Psoriasis del Hospital Universitario Austral (HUA) que funciona todos los jueves de 13:30 a 15:00.

Características de la patología
Esta patología puede aparecer en diferentes momentos de la vida, tanto en adultos como en niños. Por otro lado, se sabe que afecta a ambos sexos por igual. Aunque la psoriasis puede surgir en cualquier parte del cuerpo, las zonas más comprometidas suelen ser los codos, las rodillas, el cuero cabelludo y la región sacra. No obstante, también puede afectar las articulaciones y otros órganos.

«Las lesiones de la piel se caracterizan por la aparición de una región sobreelevada de color rojo y escamas blanquecinas que se desprenden fácilmente, y que pueden picar, sangrar o doler. Sin embargo, lo que no debemos olvidar es que además de los síntomas, la enfermedad tiene un importante impacto en la calidad de vida de quienes la padecen, pudiendo provocar cuadros psicopatológicos como ansiedad, depresión, aislamiento y adicciones como el tabaquismo», detalló la especialista.