El Hogar de Tránsito Nº 2 a Museo Evita.

La casona de la elite porteña que pasó de hogar de tránsito a Museo Evita
La casona, que data de principios del siglo XX, fue adquirida por la familia Carabassa, que en 1926 contrató al famoso arquitecto argentino Estanislao Pirovano para que la reforme y le dé su toque neorrenacentista ítalo español.

La Evita “inmortal, abanderada de los trabajadores e icono mundial”, tiene su museo en la calle Lafinur, una de las más refinadas del barrio porteño de Palermo, que perteneció a una aristocrática familia, fue hogar de tránsito para mujeres solteras, escuela para ciegos y ahora guarda una vasta colección de objetos personales de la familia de María Eva Duarte de Perón.

En 1948, el lugar fue adquirido por la Fundación de Ayuda Social Eva Perón, que la destinó a albergar a mujeres que llegaban desde las provincias, solteras y en su mayoría con hijos, que encontraron en el lugar asistencia, techo, comida y un espacio donde poder compartir con su prole.

El Hogar de Tránsito Nº 2, tal su denominación, dejó de existir luego del golpe de estado de 1955, cuando se intervienen todos los bienes de la Fundación Eva Perón y pasan a manos del Estado Nacional.

Para la nueva etapa, la casa fue destinada como una escuela para chicas y chicos ciegos, función que cumplió durante treinta años hasta que fue trasladada al barrio de Caballito, con el nombre de Santa Cecilia.

En 2002, y con motivo de celebrarse el 50 aniversario de su muerte, la casa tuvo como destino transformarse en la sede del Museo Evita, donde se propone a los visitantes un recorrido a través de la historia de Eva Perón, a través de fotografías, vídeos y documentos de la época.

“Toda la colección de los objetos personales de Evita presente en el museo es única y original y pertenece a la familia Álvarez Rodríguez Duarte”, explicó Romina Martínez, Coordinadora del Área de Educación y Capacitación del Museo Evita.

“Lo primero que se armó fue la biblioteca, que reúne todas las biografías que hacen referencia a Eva y demás bibliografía especializada en historia del peronismo. Es uno de nuestros tesoros más preciados”, agregó.

Romina Martínez reveló que además reciben muchas donaciones de ciudadanos que guardan objetos, diarios e historias sobre la vida y muerte de la ex primera dama.

En una de las tantas paredes de la casona se puede leer un párrafo escrito por Erminda Duarte, extraído del libro que dedicó a su hermana bajo el título: “Mi hermana Evita”.

La hermana más cercana de Eva recuerda el calor de su hogar, las charlas, las personas que lo habitan, los objetos y los olores, y que se tratan de reflejar en este museo que hoy en día es Monumento Histórico Nacional y Lugar Histórico de la Ciudad,

El costo de la audioguía de ingreso tiene un valor general de 225 pesos por persona; con descuentos para los residentes que abonan 95 pesos por persona; y para los estudiantes y jubilados residentes que abonan 65 pesos por persona presentando credencial que lo certifique.

La audioguía del Museo contiene una visita guiada especializada que cuenta la vida y obra de Evita y agrega detalles adicionales de las salas y los objetos que allí se exhiben, y se puede programar en español, inglés y portugués.

Además, en 2005 se inauguró el “Museo Evita Restaurant” que ocupa, además de una parte interna de la casa en donde funcionaba la cocina original, el famoso patio andaluz.