El futuro de Cristina Fernández es la carcel. La marcha del próximo miércoles

Spread the love

El fiscal Gerardo Pollicita solicitó a la Justicia unas cincuenta medidas, que incluyen allanamientos, exámenes de telecomunicaciones y declaraciones testimoniales, para avanzar en la acusación por encubrimiento a terroristas contra la presidenta argentina, Cristina Fernández de Kircher.

Al confirmarse que no fué un suicidio, la principal y primera sospechosa es sin ninguna duda Cristina como participe necesaria y autora intelectual de homicidio criminis causae. El poder la encegueció de odio.

El informe forense descartaría que la muerte de Nisman haya sido un suicidio
La ausencia de pólvora en la mano, la trayectoria ascendente de la bala y la personalidad del fiscal generan fuertes dudas sobre la hipótesis oficial.

Aunque Pollicita solicitó secreto de sumario, según fuentes judiciales consultadas por el diario Clarín, en el requerimiento de instrucción presentado el fiscal pidió al juez Daniel Rafecas, encargado de la causa, medio centenar de medidas para corroborar datos que se remontan a 2011.

El fiscal de Instrucción, José María Campagnoli, aseguró hoy que «toda la crítica que hizo el Gobierno potenció demasiado» la marcha del próximo miércoles, en la que confirmó la presencia de la familia de Alberto Nisman.

Además, reiteró que la manifestación debe ser «un homenaje» al fallecido fiscal, y dijo que son «una ridiculez total» las acusaciones de «golpismo» realizadas desde el Gobierno.

El fiscal de Instrucción José María Campagnoli aseguró esta mañana que está confirmada la participación de la familia de Alberto Nisman en la denominada Marcha del Silencio, que se realizará en memoria del hombre que hace casi un mes fue hallado muerto con un balazo en la cabeza, horas antes de que se presentara en el Congreso para exponer los fundamentos de la denuncia por encubrimiento que presentó contra Cristina Kirchner, Héctor Timerman y otros dirigentes vinculados al oficialismo.

«El que propició más esta marcha fue el propio Gobierno, que el mismo da que fue anunciada empezó con las críticas, y la marcha fue tomando un nivel que yo no me imaginaba. Toda la crítica que le hizo el Gobierno la potenció demasiado», señaló Campagnoli.

En declaraciones a radio La Red, el fiscal estimó que la convocatoria «va a ser bastante alta», y confirmó la participación de los familiares de Nisman, aunque sin dar mayores precisiones.

«Parecería que va a ser bastante alta. Gran parte es gracias al Gobierno que la puso en la tapa de los diarios. La gente se da cuenta de que hay un homenaje a un fiscal muerto que se debe rendir», insistió.

Campagnoli señaló además que «probablemente hubieran sido distintas las cosas» si la presidenta Cristina Fernández «hubiera tomado un camino de reflexión ante la denuncia y la muerte», y aseguró que todo «no puede ser blanco o negro».

En ese sentido, dijo que si algún representante del Gobierno participara de la marcha «va a ser una señal de concordia, y yo la voy a aplaudir».

Con respecto a las críticas del Gobierno, que tildó de «golpismo» la convocatoria a la marcha, Campagnoli dijo que son «una ridiculez total», y reiteró que se trata de un homenaje a Nisman.

«Es una ridiculez total. En la Procuración no hubo ni un da de duelo, ni un minuto de silencio, ni una bandera a media hasta. Y se murió un fiscal de la Nación», subrayó.

Por último, defendió la decisión del fiscal Gerardo Pollicita de dar curso a la denuncia por encubrimiento contra la Presidenta realizada por Nisman antes de su muerte, y dijo que fue «la más lógica».

«Hay elementos de juicio suficientes como para impulsar una denuncia. Decir que eso es un ataque a la democracia es una locura», aseveró.

Tras un mes sin avances, el fiscal Gerardo Pollicita siguió los pasos de su colega fallecido y acusó a Fernández, al canciller, Héctor Timerman, y varios colaboradores de «encubrimiento por favorecimiento personal agravado» y posible «impedimento o estorbo del acto funcional e incumplimiento de los deberes de funcionario público».

La batería de pruebas solicitadas por Pollicita incluye cruces de llamadas para probar los vínculos de los implicados en la presunta trama de encubrimiento, comprobación de los lugares desde donde se realizaban las comunicaciones y registros de las entradas y salidas de edificios gubernamentales como la Cancillería argentina y la Casa Rosada.

También solicita declaraciones testimoniales y registros en lugares que se mantienen en estricto secreto, según informó Clarín.