Día Mundial del Lavado de Manos. La campaña de este año es «Levantar la mano para la higiene».

Publicado por

Según la Organización Mundial de la Salud, el 44% de las muertes por enfermedades diarreicas podrían evitarse con esta sencilla práctica y, también, prevenir el 25% de las enfermedades respiratorias.

Aunque parezca algo redundante o que ya se sepa, queremos recordar algunas de las situaciones en las que es conveniente buscar una canilla, abrirla -preferentemente con agua tibia- y enjuagarse con un poco de jabón.

¿Cuándo lavarse las manos?
Antes de manipular alimentos
Después de ir al baño o de cambiar el pañal a un bebé.
Cuando uno termina de limpiar la casa.
Tras haber estado en contacto con animales, aunque se trate de mascotas que tengan una adecuada higiene.
Después de haber estornudado y haberse llevado las manos a la boca para evitar que los gérmenes viajen a otros lugares. También tras sonarse la nariz o toser.
Al llegar a casa.
Cuando uno a visitado a un enfermo, por prevención.
Para asegurarse de que el lavado es eficaz, lo ideal es frotarse las manos durante unos 20 segundos y utilizar una toalla limpia para su secado.