Contra la ludopatía retiran todos los cajeros automáticos del Hipódromo de Palermo

Publicado por

Según la información el gobierno obliga que se retiren todos los cajeros automáticos del Hipódromo de Palermo y los casinos flotantes de Puerto Madero.

Según la resolución todos los operadores de máquinas tragamonedas tendrán un mes para empezar el retiro de todos los cajeros automáticos en los casinos.

La ludopatía consiste en un trastorno en el que la persona se ve obligada, por una urgencia psicológicamente incontrolable, a jugar, de forma persistente y progresiva, afectando de forma negativa a la vida personal, familiar y vocacional.

Aunque en anteriores ediciones del manual diagnóstico DSM había sido clasificado como un trastorno del control de los impulsos, ha sido conceptualizado y tratado como una adicción sin sustancia, hasta que en el DSM-V ha sido incluido finalmente dentro de la categoría de «Trastornos relacionados con sustancias y trastornos adictivos»

En total hay 21 máquinas que se deberán retirar en menos de 30 días. En Puerto Madero hay nueve y el resto están ubicadas en los casinos del Hipódromo.

La resolución tiene como objetivo principal es prevenir la adicción a los juegos de azar. Eso resultó en un enfrentamiento contra el propietario de los casinos en Palermo y de la Costanera. Fue por la orden del gobierno para que no crezca más la cantidad creciente de las máquinas.

Sin embargo eso no es precedente en la historia de Argentina, cuando en 2007 el gobierno de este tiempo de Daniel Scioli hizo un acto similar de retirar 17 máquinas tragamonedas.

Esta iniciativa es un enfrentamiento entre Cristóbal López y el juego de azar y el gobierno. De los casinos destacan que siempre cumplirán la ley aunque no están de acuerdo con la resolución del gobierno. Describen la situación como extraña, poniendo la culpa a Tomás Elizalde y la Lotería Nacional por querer sacar beneficio de su cargo en el sector.

Desde el año 2002 la administración de Hipódromo se la dividen la firma de Frederico de Achával, Haspa con más de dos tercios de la sociedad y Casino Club de Cristóbal López administrando 30% de los acciones. En 2007 por el decreto firmado de Néstor Kircher las dos firmas de López y Achával tenían que instalar 1.500 máquinas. En las dichas acciones que participara y la empresa española Cirsa con un paquete de 50% y los otros 50% divididos entre las dos firmas.

El gobierno impide las salas de juego de azar y los casinos legales en su deseo de luchar contra los juegos ilegales expresan descontentamente los propietarios de las salas de juego.