¿Cómo ayudamos a nuestros hijos a escribir la carta para los Reyes Magos?

Compartí las noticias de Palermo

La llegada de los tres Reyes Magos – Melchor, Gaspar y Baltazar – es un acontecimiento muy esperado, no solo por los niños, sino también por toda la familia, muchas veces generando mayores expectativas y preferencias que Papa Noel.

La carta tiene un valor agregado, ya que no solo permite a los padres ayudar a los chicos a diferenciar y a elegir el regalo más adecuado frente al bombardeo de los medios sobre los diferentes productos de consumo, sino que también les brinda la posibilidad a los papas, para poder educar y trasmitir valores a los chicos.

Esto significa que al momento de escribir la carta a los Reyes Magos, no solo se pueden seleccionar juguetes y juegos que el niño desea, sino que también se pueden incluir cosas que no son materiales, como son los valores morales.

Paso a paso…

Al escribir la carta junto a los hijos, es una buena oportunidad para enseñarles que las primeras líneas, pueden estar dirigidas al agradecimiento de todas las cosas positivas que ha recibido durante el año.

También se puede aprovechar dicho momento, para que el niño pueda expresar como ha sido su comportamiento durante el año, rescatando y valorando los buenos hábitos y su compromiso a mejorar las conductas que han resultado negativas.

Cabe aclarar que dichas estrategias, se aplican teniendo en cuenta la edad del niño y su proceso de maduración.

Por último se realiza el pedido a los Reyes Magos, teniendo en cuento los objetos materiales que son de preferencias del chico, como las cosas que no son materiales, como por ejemplo, ser solidario con el prójimo; compartir los juguetes; etc.

¿Cómo realizar una buena elección de los regalos?

Si bien se debe tener en cuenta y respetar el deseo del niño, los padres cumplen la función de orientadores, ya que lo ayudan a pensar si lo que eligieron se adecua a su edad y cuál es el sentido de lo que eligió, es decir, si lo va a utilizar o no una vez que lo tenga.

También se puede incluir en la elección del regalo, que tenga un valor agregado, como por ejemplo que sean educativos o que le sirvan para jugar y a su vez aprender valores.

Debemos tener en cuenta que es perjudicial que el niño reciba regalos en exceso, en el sentido de que el chico no logra valorarlos ni puede tampoco disfrutar cada uno de los regalos que recibe, producto de la gran cantidad, lo cual lo mantiene en un estado de excitación y con la atención dispersa, sin poder conectarse emocionalmente con los regalos que ha recibido.

v Lic. Santiago Gómez
Director de Decidir Vivir Mejor
Y del Centro de Psicología Cognitiva