Hasta estación Carranza: El Metrobús Norte hacia Palermo está en marcha.

Publicado por

Con obradores, cortes de calle y circulación vehicular a paso de hombre, el Gobierno de la Ciudad comenzó a trabajar en los nuevos carriles exclusivos sobre la avenida Cabildo, que conectarán la calle Roosevelt con el viaducto Carranza. El corredor tendrá una extensión de 2,8 kilómetros y se unirá con el ya habilitado hacia el otro lado de la avenida, que llega hasta la Quinta de Olivos.

Según las autoridades porteños, su inauguración está previsto para mediados de noviembre. Mientras tanto, vecinos, automovilistas y comerciantes deberán lidiar con las obras y algunos cambios en la zona. Los autos deben acostumbrarse a la eliminación de los giros a la izquierda y a la prohibición de estacionar sobre la avenida. Esas disposiciones junto al desvío de algunos colectivos y el cambio de paradas suman ciertos trastornos. En Cabildo al 800, por ejemplo, se anularon las paradas de las líneas 152, 68, 60, 161, 41 y 67, ubicadas en sentido a General Paz. Fueron relocalizadas a una cuadra de distancia, entre Teodoro García y Palpa.

Si bien los vecinos aprueban este tipo de obras, pues mejoran la circulación del transporte público y embellecen el espacio público, los comerciantes pusieron el grito en el cielo. El Centro Comerciantes de Belgrano emitió un comunicado en el que repudia la ampliación del Metrobús, argumentando que tendrán menos visibilidad de los automovilistas y por ende menos ventas. “En momentos críticos como estos, cuando todo aumenta y la gente reduce sus gastos, esta obra genera mucho miedo entre los comerciantes. En una situación normal, las obras alejan a los compradores. No quiero imaginar cómo nos va a perjudicar ahora”, se quejó un vendedor de la zona de Juramento y Cabildo.

El proyecto actual, que comenzó a fines de abril, está divido en dos etapas. Una primera en la que se realizan trabajos en las veredas y calzadas, en el mobiliario urbano, en la red pluvial, se renueva el alumbrado y los semáforos. Y otra posterior, proyectada para julio, en la que se levantarán los paradores, es decir las columnas, baldosas, asientos y vidrios que conforman las estaciones techadas.

En la actualidad, se está reforzando el pavimento de la avenida, en especial en el sector central que soportará la carga continúa de los colectivos. Entre otros lugares, se ven máquinas trabajando a la altura de Federico Lacroze. También en las veredas de Cabildo, desde Santos Dumont hasta Maure y entre Virrey Arredondo y Gorostiaga. En esta etapa, el caos se trasladó a las calles adyacentes, como Ciudad de La Paz, Vuelta de Obligado, José Hernández y Cuba.

En junio de 2015 se habilitó la primera etapa de este ramal, el primero en conectar la Ciudad con el norte del Conurbano y uno de los corredores más poblados del área metropolitana. Según cifras oficiales, el nuevo trayecto benefició a 200 mil usuarios y redujo los tiempos de viaje en un 32 por ciento desde la esquina de Cabildo y Congreso hasta Maipú y Malaver.

Con este sistema, la avenida Cabildo quedará con tres carriles exclusivos para el transporte público y cuatro permanecerán para el tránsito pasante, dos en cada sentido de circulación. El nuevo tramo será utilizado por 16 líneas de colectivo, que contarán con cinco paradores para el ascenso y descenso de pasajeros. Los usuarios podrán combinar con el Metrobús Juan B. Justo, los ferrocarriles Mitre y San Martín y con la General Paz.