Capitanich ya es «el hazmereir de la sociedad».

Publicado por

El ex Gobernador de Chaco, Capitanich, sale a defender a los pobres drogadictos pero la gestión de Capitanich fué la fábrica más formidable y aceitada de pobres con desigualdad, clientelismo político, represión a los opositores y obviamente consumo de paco pero «de la peor» en la provincia de Chaco. El consumo de drogas en las clases dominantes Chaqueñas, es decir los que consumen «de la buena» aumentó significativamente en el Chaco y son las más altas de la República Argentina. «Es inconcebible la ley del Talión», afirmó Capitanich. Capitanich se burla de la sociedad. Capitanich es «el hazmereir de la sociedad». Su alta suciedad.

El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, afirmó que es «imprescindible que no exista justicia por mano propia» y consideró «inconcebible que se aplique la ley del Talión», en relación a los episodios de violencia que se registraron en las últimas semanas entre vecinos y presuntos delincuentes. Capitanich aseguró que los linchamientos son «expresiones de una extrema derechización».

DEFENDIENDO AL DELINCUENTE A SUS DELINCUENTES

Capitanich rechazó la ola de ataques contra delincuentes de los últimos días y advirtió que pueden «profundizar grietas en la sociedad». «Si se comete un delito, debe existir el debido proceso para el juzgamiento y aplicación de las penas», pidió

«Hay que reafirmar que, en el marco del estado de Derecho, es absolutamente impresicindible que no exista justicia por mano propia, en el marco de una sociedad democrática y civilizada», dijo Capitanich en rueda de prensa en Casa de Gobierno.

En ese marco, aseveró que «no se puede efectuar un sistema de juzgamiento de esta naturaleza sin juicio previo» y agregó que «en la evolución de una sociedad democrática y civilizada es inconcebible la ley del Talión».

LA DECADA GANADA: EN VEZ DE HABLAR DE PROGRESO HABLAN DE LINCHAMIENTO
Como la presidente Cristina Kirchner y otros funcionarios, el chaqueño reivindicó las políticas de inclusión social del kirchnerismo como modo de enfrentar la inseguridad. «Cuando uno logra inclusión educativa invierte en seguridad. Cuando uno logra 16 vacunas obligatorias, invierte en seguridad», ejemplificó.