Ambientes aromatizados, claves para el rendimiento de tu empresa

Publicado por

Por Pedro Gomaris, socio de Cruz Naranja (cruznaranja.com.ar).

El olfato es el único receptor sensorial que está directamente conectado con nuestras emociones y memoria, así como con la atención, motivación, personalidad y conducta. Los aromas se conectan directamente con la memoria y nos remiten a sensaciones, personas, lugares.

Entonces, el aroma puede ser una herramienta potente para cautivar al público. Y así lo reafirma un estudio de la Universidad de Rockefeller, en Nueva York, que reveló que el ser humano recuerda el 35% de lo que huele, mientras que sólo retiene el 5% de lo que ve, el 2% de lo que oye y el 1% de lo que toca.

Nuestra memoria olfativa es muy poderosa, ya que puede retener hasta 10 mil aromas distintos, mientras que la memoria visual solo reconoce 200 colores. Estos datos fueron descubiertos por Richard Axel y Linda Buck, los científicos que se alzaron con el Premio Nobel de Medicina en 2004.

Por todo esto, nos seducen los stands de cremas y productos de cuidado personal que huelen a hierbas y flores. O las mujeres se sientan con ganas a probarse un zapato en un local con fragancias dulces, ni hablar si se trata de una casa de repostería: debe oler a pan recién horneado. Estos tienen muchas más ventas que sus colegas que no cuentan con olores especiales, pues consiguen amenizar el ambiente, despiertan o aumentan las sensaciones que está ligadas a la marca, haciendo que los clientes deseen permanecer más tiempo en la tienda o se vuelquen a consumir esos productos.

Esta es una tendencia que cada día abrazan más compañías. Basta con revisar los números para dar cuenta de su crecimiento: el 35% de las mil empresas más importantes del mundo han puesto en marcha este concepto, según datos de la firma pionera del marketing olfativo Aromarketing.

¿Por qué tanto éxito? Es que muchas notaron como en los establecimientos de panificados funcionaba el uso del aroma a pan horneado o café recién servido, una de las primeras estrategias olfativas puestas en marcha.

Tanta es la demanda por este tipo de servicio que, en los Estados Unidos, grandes marcas como Hard Rock Café, Ritz Carlton, Nestlé, Coca-Cola, Marriot y Macyâ€s, entre otras, han probado ciertas estrategias y conseguido resultados exitosos. También Disney, en sus parques de diversiones, entrega realismo a las presentaciones con olor a goma quemada o pólvora, mientras que en sus calles impregna aroma a palomitas de maíz con el fin de que a sus visitantes se tienten.

Un olor, un aroma embriagador de marca que haga perder la noción del tiempo y transporte a un estado de emocionalidad a la persona para hacerla navegar en un mar de sentimientos que desconecte el mapa racional para así adentrarse tanto en su alma como en su corazón. Es tiempo de conquistar a través del olfato para activar así los cincos sentidos y crear experiencias únicas e inolvidables, que otorguen un paso más hacia una biosfera que conquiste a la persona eternamente.