Acto por los 60 años de universidades privadas

Rectores y decanos universitarios de gestión pública y privada, funcionarios del área educativa y académicos celebraron el 60° aniversario de la ley nacional 14.557 que creó el régimen para las universidades privadas, con un acto que encabezó el anfitrión Francisco Quintana, vicepresidente de la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires.

La ceremonia, realizada esta noche en el salón Eva Perón del palacio legislativo, reunió a directivos y representantes de las principales casas de altos estudios privadas con sede en la Capital Federal con el vice-rector de la Universidad de Buenos Aires, Juan Pablo Más Vélez, y el secretario de Políticas Universitarias de la Nación, Pablo Dominichini.

Participaron también el rector del Instituto Tecnológico de Buenos Aires, José Luis Roces; el secretario académico de la UADE, Andrés Cuesta; el de la UCA, Gabriel Limodio; el rector de El Salvador, Carlos Salvadores de Arzuaga, junto a directivos de Caece, Ucema, Uces, UAI, de la Marina Mercante, Fasta, Policía Federal e Instituto River Plate, entre otros.

Al darles la bienvenida, el legislador Quintana recordó “aquel acontecimiento trascendental de 1958, para la historia argentina y para nuestra educación, cuando se impuso la libertad de enseñar y aprender”. Felicitó el diputado porteño a los presentes “por sus responsabilidades en el trabajo conjunto con el Estado”.

Los oradores recordaron la fiereza de las discusiones entre los sectores que se dividían entre “libres” o “laicos”. Señalaron que la ley fue un “hito que cambió el monopolio estatal en la universidad por una verdadera libertad de enseñanza” (Roces) y que aporto mayor diversidad, la generación de nuevas formas de enseñanza y el surgimiento de carreras innovadoras.

El representante de la UADE comentó, por ejemplo, que su universidad surgió por iniciativa de sociedades anónimas que necesitaban personal capacitado en disciplinas que antes no eran materia de estudios superiores.

La Constitución consagra el derecho de enseñar y aprender, pero antes de la ley promovida por el desarrollismo no había verdadera libertad de enseñanza, explicó el representante de la UCA, quien reafirmó que “tenemos que aprender unos de otros” en referencia a los gestores estatales y privados.

El rector de la U. del Salvador dijo que “hoy conmemoramos la apertura, la inteligencia, la innovación que generó la ley que profundizó la libertad de enseñanza ya consagrada en nuestra Constitución”. Hizo hincapié, en “la libertad que tenemos de elegir dónde, cómo y con quién aprender”.

Todos coincidieron en sus exposiciones que la convergencia de la gestión estatal con la gestión privada en la universidad que es siempre pública, mejoró hacia la excelencia el nivel educativo y “creó un sistema mixto que es ejemplo en América y el mundo” (Dominichini). Se dijo que atrás quedaron los duros enfrentamientos de 1958 y que ahora “unos y otros trabajamos por la cultura del encuentro, a la que nos invita día a día nuestro Papa Bergoglio” (Arzuaga).