¿Qué es la ansiedad social?

Publicado por

Frente a las diferentes situaciones sociales – hablar en público, rendir un examen, concurrir a una entrevista laboral, dar una charla frente a un gran auditorio – es normal que surjan las emociones de inseguridad y temor, además de ciertos síntomas de ansiedad como inquietud, sudor y hormigueo que aparecen antes de que el sujeto se exponga. Una vez que enfrenta el estado de tensión éstos síntomas comienzan a disminuir.

Este trastorno de ansiedad social aparece cuando los síntomas ansiosos -taquicardias; rubor; sudoración; temblores – se vuelven desmedidos y excesivos frente a determinados eventos sociales, por el temor que la persona experimenta a ser juzgado de manera negativa en relación a su desempeño social y que llevan al sujeto a tener conductas de evitación o huida.

Los dos síntomas principales son:
-miedo a ser evaluado negativamente por los otros.
– temor a sentirse observado por los síntomas de ansiedad visibles como el rubor; el sudor y el temblor.
El sujeto se siente juzgado y observado por la mirada de los otros, que es lo que le genera el estado ansioso. En realidad no son los otros, sino los propios pensamientos de la misma persona los que realizan la autoevaluación negativa.

La ansiedad social puede manifestarse en dos subtipos:
-generalizado: significa que la ansiedad excesiva aparece en la mayoría de las situaciones sociales.
-selectiva: la ansiedad elevada se manifiesta en determinadas situaciones como por ejemplo, dar una conferencia.

¿Cómo es el circuito de la fobia social?
A modo de ejemplo: Juan está en el cumpleaños de su amigo y comienza a sentirse ansioso ya que le surgen pensamientos negativos como «me están mirando»; «estoy ruborizado y los otros se van a reír de mi; «estoy con calor e incomodo y la gente se va a dar cuenta». Estas imagenes activan el sistema autónomo simpático incrementando la sintomatologia ansiosa, lo que hace que el sujeto se retire del cumpleaños para poder disminuir la ansiedad excesiva que tan mal lo hace sentir. Al llegar a su casa, comienzan los autoreproches sobre su desempeño en la reunión social, lo que le genera culpa y angustia.

Algunos de los factores que pueden provocar la fobia social son:
-predisposición genética.
– ambiente familiar.
– aprendizaje que el niño realiza por imitación.
-distorsión cognitiva, ya que el sujeto se siente juzgado por la mirada de los otros.

El trastorno de ansiedad social se inicia en la adolescencia y se va agudizando a medida que el sujeto va creciendo cuando no recibe tratamiento psicológico.