Temores y Depresión.

Spread the love

Estar preparados para todo… ¿es posible? Sin duda, no. Sin embargo la
pregunta no es obvia, porque muchos quisieran estarlo, prevenir la mayoría,
si no todas, las posibles circunstancias que pueden cambiarnos la vida, como decimos, de un día para otro.

Aunque sepamos que es imposible anticiparnos a lo que pueda suceder, cuando
el temor por lo por venir se acentúa, cuando nos sentimos inseguros, cuando
vaticinamos lo peor o tenemos malos presentimientos, podemos sospechar que
estamos atravesando un momento depresivo. Es clásico el temor por un futuro
incierto y amenazante, pero a pesar de eso, no siempre la gente lo reconoce
como señal de depresión.

Muchas veces la depresión no se expresa clásicamente, es decir, como
desgano, tristeza, angustia. Asume formas menos reconocibles, pero muy
difundidas: cansancio, apatía, escepticismo, pesimismo, malhumor,
irritabilidad, ansiedad.

El cansancio, la somnolencia, por ejemplo, son signos típicos de depresión;
sin embargo suelen no asociarse a ese estado anímico sino adjudicarse al
exceso de trabajo o al mal dormir, ya que las alteraciones del sueño son
casi lo primero que se manifiesta cuando alguien está deprimido. «Dormir a
pata suelta», descansar profundamente, lograr un sueño totalmente reparador
es incompatible con la permanente preocupación de una mente apesadumbrada,
inquieta por lo que se avecina, lo que no terminó de resolver, las cuentas
pendientes que martillan la cabeza.

Los estados depresivos pueden atenderse, siempre y cuando se reconozcan. Las causas pueden ser tantas como personas hay, pero si no les damos el lugar y la importancia que tienen, se expresan como pueden, de manera disfrazada.

Como el agua, que se escurre por donde encuentra una hendija, una pendiente
o una facilitación.

Reconocer los signos es la condición previa para «tomar la sartén por el
mango» y solicitar la ayuda que se necesite. Si insistimos con los
argumentos falaces, no hacemos más que postergar y prolongar el sufrimiento.

No habría razón aparente para no admitir algo que quizá los demás no duden
en calificarlo como depresión. ¿Entonces por qué el propio interesado se
resiste a reconocerlo? No es seguro que los profesionales podamos responder
esa pregunta, pero lo que sí podemos afirmar es que lo verificamos.

No basta con ofrecer ayuda, además hay que encontrar la manera de que el
otro pueda tomarla; aunque parezca mentira, esto lo comprobamos
cotidianamente. No porque le digamos a alguien que le ofrecemos la
herramienta para resolver un problema, eso basta. Recién allí empieza el
verdadero trabajo: lidiar con las fuerzas que se oponen a la curación y que, la mayoría de las veces, no son consientes.