Récord de visitantes a la Retrospectiva de Kusama en el Malba

Publicado por

En 55 días de exposición, más de 130.000 personas visitaron la muestra “Obsesión infinita” de Yayoi Kusama, primera retrospectiva en América Latina de la mayor artista japonesa viva, 84 años, que promete romper todos los récords del porteño Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (Malba) y convertirse en un hito de la escena artística local.

A 19 días de que finalice, con un promedio de 2.500 visitantes diarios, la exposición de la dama de los lunares se posicionó como la segunda más visitada en la historia del museo, sí lo superada hasta el momento por “Mr. América”, la muestra de Andy Warhol realizada entre octubre de 2009 y febrero de 2010, informaron voceros del Malba.

A lo largo de esos cinco meses, Warhol (1928-1987) llevó al edificio de avenida Libertador 3415 unas 196.000 personas, cifra a la que se acercó vertiginosamente Kusama desplazando al rosanino Antonio Berni (1905-1981) a un tercer puesto en el ranking de las muestras más vistas del museo, a quien le bastaron tres meses de 2005 para sumar 110.681 cortes de tickets.

Curada por Philip Larratt-Smith desde el Malba y Frances Morris desde la Tate Modern de Londres en colaboración con el estudio de Kusama, la exposición reúne un centenar de obras que navegan entre la pintura y la performance y el estudio y la calle, creadas de 1950 a la actualidad por Kusama, quien nació en Matsumoto en 1929 y vive en una clínica psiquiátrica japonesa desde 1977.

Protagonista de la escena contracultural neoyorquina en los 60`s junto al propio Warhol, Donald Judd o Claes Oldenburg, la obra de Kusama expresa su peculiar psicología: el fuerte impacto visual de los espacios espejados y superficies recubiertas de puntos que le dieron fama mundial, muchas veces fueron producto de alucinaciones personales con las que decidió trabajar.

Pinturas e instalaciones recientes como “Im Here, but Nothing” (Estoy aquí, pero nada) o “Infinity Mirrored Room Filled with the Brilliance of Life” (sala de espejos del infinito-Plena del brillo de la vida) completan la retrospectiva que desde su inauguración, el 30 de junio último, transformó la fachada del Malba y ese tramo del paisaje porteño.