Espacio de arte: OnceSiete Estudio de Arte

OnceSiete Estudio de Arte (Avenida Las Heras 3702) es un espacio para la creación y difusión del arte; también es la materialización de la idea que desde 2009 circulaba por la cabeza de su directora, Natalia Grobocopatel. Fue en aquel año cuando ella comenzó a darle forma a esta idea en la que confluyen distintos intereses, inaugurada el martes 7 de mayo de 2019.

Sobre el origen, Grobocopatel explica: «Una de mis carreras frustradas es Bellas Artes. Siempre estoy haciendo cursos, picoteando un poco (en el mundo artístico). Traté de reunir acá lo que iba buscando afuera». Esta galería es parte de ese mundo que nutre como coleccionista. De momento, dos muestras: “Apenas un ejercicio pictórico”, de Felipe Pino, y “Contrapuntos”, de varios artistas.

Entre ambas muestras se equilibra parte de la idea fundacional y la experiencia personal de su directora, al combinar voces emergentes o parte de la generación contemporánea de artistas con un poco más de reconocimiento producto del trabajo sostenido a través del tiempo. A juzgar por su expresiones, el resultado la satisface y llena de ilusión de cada al futuro.

Donde se expone la obra de Pino será “un espacio en movimiento, un lugar de estudio teórico, se van a dar clases, clínicas de arte” entre decenas de pinturas en pequeño formato. Grobocopatel lo conoció mediante Silvia Condal: «Él vino con una cajita en la que había dos pilitas de hojas de papel. Cuando empezó a sacarlas, me quedé embobada por el uso del color, el dibujo».

La ubicación de la galería, aunque en apariencia distante de esa cotidianidad que representa Pino en sus pinturas, se aproxima mediante sus ventanales. La experiencia es rica en ese sentido: quien observe los lienzos le bastará asomarse para reconocer en la vereda a alguno de esos sujetos, de esos personajes que el artista volvió una firma propia.

La directora recuerda que Felipe Pino le habló de su obra a través de algunos chistes. Cuando se conversa con él, habla y señala alguna de las piezas con su mano, como si aún las estuviera pintando con sus palabras. Y explica: «Siempre trabajé con cosas muy locales. Pero esta vez es como un paseo por la historia», la filosofía, el renacimiento, referentes bíblicas, fotógrafos, entre otras referencias.

Pino suele ser asociado con obras de gran formato. Su habilidad se reconoce en los pequeños detalles porque aunque pueda resultar más compleja, cumple con elegancia. Sobre su oficio, detalla: «Siempre trato de poner algo que tenga que ver con mi humor o mi forma de tratar el espacio». Y agrega, más adelante: «Hago las cosas con mucho placer». Por «cosas» se refiere a recrear la condición humana.