Mortalidad infantil: La Ciudad y la Provincia lograron bajar al mínimo histórico

Publicado por

La tasa de mortalidad infantil en la Ciudad y la Provincia logró bajar al mínimo histórico, según confirmaron el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, y la ministra de Salud y Desarrollo Social de la Nación, Carolina Stanley.

En 2018, la Ciudad tuvo una tasa de 5,7 por cada mil nacidos vivos, mientras que en el territorio bonaerense fue de 8,9.

Asimismo, a nivel nacional la mortalidad infantil descendió en forma constante en los últimos 17 años, salvo en 2007, desde que en 2002 registró una tasa de 16,8 hasta que en 2017 pasó a 9,3.

En la Ciudad, concretamente se trata de 38 muertes menos que en 2017, por lo que registró la tasa más baja de la región, por debajo de Santiago de Chile y de Montevideo, e incluso inferior a Washington.

Estas estadísticas coinciden con los 10 años del programa de Centros de Primera Infancia (CPI) en la Ciudad, red lanzada en 2009 que ya cuenta con 76 centros a los que asisten en jornada completa 11 mil niños y niñas de entre 45 días y 3 años en situación de vulnerabilidad social.­.

«Es un logro fundamental y el resultado de políticas muy concretas para acompañar a todas las madres desde el embarazo y durante las consultas pediátricas que se deben realizar en el primer año de vida. Ahora, con María Eugenia vamos a fortalecer toda la Red de Salud que estamos desarrollando», sostuvo el jefe de Gobierno porteño en una conferencia de prensa conjunta realizada en Parque Patricios, sede del Ejecutivo de la Ciudad.

En lo que respecta a la Provincia, el 2018 marcó otro registro histórico, luego del obtenido un año antes, ya que logró una tasa de 8,9 por cada mil nacidos vivos, lo que significa una baja interanual de 0,6 puntos, equivalente a 217 muertes menos.

«Este 8,9 es la tasa más baja registrada en la historia de la provincia de Buenos Aires. No es casualidad, es el resultado de políticas sostenidas e integradas, no sólo en la salud, sino del gabinete y los equipos de desarrollo social e infraestructura. Vamos a seguir trabajando para que este año sea aún menor y para que más chicos tengan la oportunidad de nacer y pasar sus primeros años de vida en las mejores condiciones», indicó Vidal.

La tasa de mortalidad infantil refleja las muertes de menores de 12 meses por cada mil nacidos vivos.

En ese sentido, se divide en la mortalidad neonatal, que abarca los fallecimientos ocurridos entre el nacimiento hasta los 28 días, y mortalidad postneonatal, de los 28 días al año, etapa en la que tienen mayor influencia las condiciones ambientales y socioeconómicas.

l presidente Mauricio Macri afirmó hoy que «no es relato, no es sarasa, es verdad» que «112 mil chicos en todo el país» participan en los Centros de Primera Infancia, durante un acto realizado en Parque Sarmiento para festejar los 10 años de la creación de esos espacios de atención a niños de hasta los 4 años en situación de vulnerabilidad.

El programa -que tuvo su origen en la ciudad de Buenos Aires bajo la gestión del ahora presidente- sirvió de base para la instrumentación del Plan Nacional lanzado en 2016, que hoy cuenta con 1643 Centros de Primera Infancia y que brinda atención a más de 112.000 niños registrados en todas las provincias del país.

Esto no es relato, no es sarasa, es verdad”

«Debo confesar que siento que es el logro más trascendente que he hecho como servidor público», dijo Macri, que sostuvo que «no hay nada más importante que estos chicos tengan las mismas oportunidades que cualquier otro» en la vida.

Para Macri, se trata de espacios que «fabrican libertad», empezando por los padres, para que puedan «estudiar o trabajar» mientras dejan a sus hijos al cuidados de las docentes.

Es lo más trascendente que he hecho como servidor público”

Pero también destacó que el programa (que nació en Uruguay y que Macri replicó) les ofrece estimulación temprana, nutrición y controles sanitarios «en esos años tan vitales», para luego llegar a al sistema educativo «con las mismas capacidades que cualquier chico, para el día de mañana poder ser libres y elegir».

«Esto no es relato, no es sarasa, es verdad», elogió Macri a los ahora rebautizados Espacios de Primera Infancia (EPI), a los que concurren «112 mil chicos en todo el país».

El jefe del Estado sostuvo entonces que este programa «no es lo único» que su gobierno hizo para combatir «la pobreza y la desigualdad».

Así enumeró la llegada a los barrios más postergados del asfalto, para que puedan salir «llueva o truene» a estudiar o trabajar.