La Cigale

La Cigale de Félix Charpentier en el Rosedal de Palermo

Publicado por

La Cigale de Félix Charpentier: Una Oda Escultural a la Vida, la Muerte y la Belleza

Obra en mármol de carrara de Felix Maurice Charpentier (1904) es una alegoría de mujer en éxtasis cuya mirada se pierde, porta un arpa con cuerdas de hierro. Emplazada hasta 1909 en la Avenida Alvear fue considerada inquietante por las “damas” de la época, la figura desnuda –y representada frontalmente–, con la cabeza echada hacia atrás tenía un componente erótico innegable e «impulsaron» su traslado a éste lugar más apartado.


El último canto de una cigarra de Félix Charpentier Le dernier chant d’une cigale

La escultura, como forma de arte, es una manifestación única que se expresa a través de la creación de formas tridimensionales. Ya sea abstracta o figurativa, hecha de piedra, madera, metal, yeso o plástico, la escultura tiene el poder de transmitir significados complejos y variados. En este contexto, «El último canto de una cigarra» de Félix Charpentier se erige como una obra poética y conmovedora que invita a la reflexión sobre la vida, la muerte y la efímera belleza.

La elección de la cigarra como tema no es accidental. Este insecto, simbolizando la vida efímera, canta con fuerza y vibración, pero solo por un breve periodo antes de su inevitable despedida. La escultura captura la dualidad entre la intensidad y la transitoriedad, convirtiendo el último canto de la cigarra en una metáfora visual de la existencia humana.

Interpretaciones de «El último canto de una cigarra»:

La vida breve: La breve vida de la cigarra refleja la fugacidad de la existencia humana. Su canto, potente y vibrante, representa la belleza y fragilidad de la vida, recordando a los espectadores la importancia de apreciar cada momento.

El ciclo de la vida: La cigarra, que pasa gran parte de su vida bajo tierra, simboliza el mundo subterráneo de la muerte. Su canto actúa como un símbolo de renacimiento y resurrección, celebrando la perpetuidad del ciclo vital.

La naturaleza: Como insecto natural, la cigarra encarna la belleza y la fuerza de la naturaleza. Su canto sirve como un recordatorio de la vida que nos rodea, incluso en los momentos más oscuros, resaltando la conexión intrínseca entre la humanidad y el entorno natural.

La obra de Félix Charpentier, «La Cigale»

La obra de Félix Charpentier, «La Cigale», una escultura de mármol de Carrara, adquirida por la municipalidad de Buenos Aires en 1907, ha encontrado su hogar en el Parque Tres de Febrero desde 1947. Este monumento artístico, a través de su imponente presencia y rica simbología, invita a los espectadores a explorar sus propias interpretaciones y descubrir el significado personal que encuentra cada individuo en esta expresión única de la vida, la muerte y la belleza.

Le dernier chant d’une cigale. Obra del escultor francés Félix Charpentier, «La Cigale» (la cigarra) es una obra comprada por la municipalidad de Buenos Aires en 1907 en París, en 1909 fue emplazada en el Zoológico y en 1947 se la ubicó en su lugar actual, el parque 3 de Febrero.

UBICACION

La Cigale, de marmol de carrara.
Obra del escultor Félix Charpentier, 1906.
En el Parque Tres de Febrero.
Av. Infanta Isabel y Av. Pte. Montt.

Félix Charpentier fue un escultor de Francia, nacido el 10 de enero de 1858 en Bollène y fallecido el 7 de diciembre de 1924 en París.

Datos biográficos
Después de asistir a la escuela de Bellas Artes de Aviñón, fue discípulo de Jules Cavelier y de Amédée Doublemard en la Ecole des Beaux-Arts en París el año 1877; en 1879, presentó sus obras en el Salón de los Artistas Franceses y desde entonces no dejó de exponer cada año.

Ganó una medalla de plata en la Exposición Universal de 1889 y su fama nunca dejó de crecer. Recibió en 1890 la medalla de primera clase y el premio del Salón por el mármol « La chanson » (la canción) y después en 1893 la Medalla de Honor por el mármol « les Lutteurs » (los luchadores). Este trabajo fue adquirido por el Estado y adorna desde 1905, la plaza del Ayuntamiento de Bollène; fue elevado al rango de Caballero de la Legión de Honor , se le condecoró el 21 de abril de 1892, en Aviñón por el prefecto de Vaucluse , con motivo de la recepción del monumento conmemorando el centenario de la reunión del Condado Venaissin a Francia que Charpentier había hecho; fue elevado al rango de Oficial el 9 de febrero de 1901.

En 1899, Austria concedió a Félix Charpentier la Gran Medalla de Oro de la Exposición Trienal Internacional de Viena por el « Globe Endormi » (Globo dormido).

En 1900 fue elegido alcalde de Chassant (Eure-et-Loir), donde vivía.

Charpentier fue un trabajador incansable y más de 350 obras están catalogadas hasta la fecha.

Le debemos un gran número de estatuas que se encuentran en varios museos nacionales, como « l’Etoile filante » -estrella fugaz- (en el museo de Nimes ) o « l’Illusion » -la ilusión; también en jardines públicos (París, Aviñón) y ha dejado también un número considerable de pequeños bronces siempre cotizados en el mercado del arte.

Desde 1893, el Estado mismo le pasa encargos para la realización de numerosos monumentos públicos como la decoración de la Gare de Lyon en París o un relieve para el Grand Palais titulado « l’Art Contemporain »- Arte Contemporáneo».

Después de la Primera Guerra Mundial, se le encargaron numerosos monumentos a los muertos: Bollène, Brou, Chassant, Genas, Dangeau…

Hizo muchos bustos y medallones, entre otros los de Frederic Mistral o Gaston Boissier (en el Museo de Nimes), Jean-Marie Mengue, Paul Doumer, Gaston Doumergue

EN ESTE CASO DEFINIMOS CIGARRA

La cigarra es un insecto del orden Hemiptera, de la familia Cicadidae. Es conocido por su canto, que es uno de los más fuertes del reino animal.

El cuerpo de la cigarra es alargado y mide aproximadamente de 3 a 5 cm de largo. Tiene dos pares de alas, el par anterior es coriáceo y le sirve de protección. Las alas traseras son membranosas y se utilizan para volar.

La cabeza de la cigarra tiene dos grandes ojos compuestos, dos antenas y una boca chupadora.

Las patas de la cigarra están bien desarrolladas y le permiten trepar a árboles y otras plantas.

Las cigarras viven en regiones tropicales y subtropicales de todo el mundo. En Francia, están presentes en el sur del país, particularmente en la región mediterránea.

Las cigarras pasan la mayor parte de su vida bajo tierra, como larvas. Se alimentan de la savia de las raíces de las plantas. La vida útil de la larva es de cuatro a seis años.

Una vez adultas, las cigarras emergen del suelo y vuelan hacia los árboles. Luego comienzan a cantar para atraer a los machos.

El canto de las cigarras lo producen los machos, que frotan sus alas. El sonido puede alcanzar los 100 decibeles, lo que es comparable al ruido de una cortadora de césped.

Las cigarras se reproducen por cópula. Las hembras ponen sus huevos en las grietas de los árboles. De los huevos se convierten en larvas, que luego se mueven al suelo para comenzar su ciclo de vida subterráneo.

Las cigarras son insectos importantes en el ecosistema. Ayudan a polinizar las plantas y son fuente de alimento para muchos animales, como aves y mamíferos.

Aquí hay algunos datos interesantes sobre las cigarras:

Las cigarras son capaces de cantar durante horas seguidas.
El canto de las cigarras es un fenómeno social que permite a los machos enviar señales entre sí a las hembras.
Las cigarras son sensibles al cambio climático. Un estudio demostró que las cigarras cantan más temprano en la temporada, cuando las temperaturas son más altas.

En conclusión, la cigarra es un insecto fascinante que juega un papel importante en el ecosistema.