Gitanos que protagonizaron choque y escándalo en Palermo con frondoso prontuario.

Publicado por

Los Gitanos que protagonizaron el choque y el escándalo en el barrio porteño de Palermo podrían tener relación familiar con una banda de la misma comunidad que fue desbaratada en enero pasado acusada de robar casas en Pinamar, aunque la familia lo negó. Así lo informaron fuentes policiales, quienes remarcaron que habría vínculo familiar entre miembros de ambos grupos.

El caso
El automóvil de alta gama, conducía a unos 170 kilómetros por hora, en contramano, y está valuado en 170 mil dólares.

En el baúl, se encontraron dólares, joyas y dos armas: una pistola Glock calibre 9 milímetros, por la cual Miguel posee una credencial de legítimo usuario expedida por la ex RENAR, y una Bersa calibre 40, un arma de guerra, sin papeles.

Aquella banda robaba bajo la modalidad «escruche» (entrar a casas cuando sus ocupantes no están) y se «camuflaban» alquilando casas grandes en la zona más rica de Pinamar.

Los ladrones pasaban inadvertidos y así conseguían información de las casas lindantes, por lo que cuando veían que sus vecinos dejaban las propiedades, ellos entraban.

Los investigadores estimaban que habrían actuado bajo esa modalidad en otros veranos.

Por este hecho dos mujeres y tres hombres, todos de la comunidad gitana, fueron detenidos e imputados por el delito.

Este lunes por la mañana dos personas sufrieron heridas, y una de ellas fue detenida, tras un confuso incidente de tránsito que se inició con un choque entre dos automóviles en el barrio porteño de Palermo y que derivó un un escándalo protagonizado por integrantes de una familia de gitanos.

Con el correr de las horas quedó un solo detenido y su hermana Margarita, en declaraciones a distintos medios periodísticos, salió a desmentir que tuvieran relación familiar con las personas que conformaban la banda desbaratada en Pinamar.

ANSES
El hombre, de 35 años, quedó detenido e imputado por amenazas, conducción riesgosa y lesiones a quien manejaba el auto al que embistió.

Miguel es un comerciante de autos usados y posee una gran cantidad de causas penales en la Cámara Criminal y Correccional.

En el año 1999, fue detenido y alojado en una unidad para menores del Sistema Penitenciario Federal por «robo en poblado y en banda». Al año siguiente, se le abrió un nuevo expediente por el mismo delito, en el Juzgado Nº27.

En 2012, protagonizó un hecho de resistencia a la autoridad, tomado por el Juzgado Correccional Nº12.

En enero pasado, fue detenido e imputado junto a dos mujeres y tres hombres de su misma comunidad, acusados de robar casas en Pinamar.

Según fuentes policiales, la banda robaba bajo la modalidad «escruche» (entrar a casas cuando sus ocupantes no están) y se «camuflaban» alquilando casas grandes en la zona más rica de la ciudad.

Su abogado, Rodrigo González es quien defiende a Fabio Aquino, viceintendente de Itatí acusado de narcotráfico.

Lo interesante, es que, a pesar de haber organizado la fiesta de 15 años de su hija para 500 personas, el hombre cobra un beneficio del ANSES.