El Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (MALBA) ofrece una amplia variedad de opciones

Publicado por

Ubicado en la exclusiva avenida Figueroa Alcorta de Buenos Aires, de arquitectura moderna, sede de la colección Constantini (Kahlo, Rivera, Berni, Matta, Kuitca entre otros) y de la vanguardia del arte no solo de la ciudad, también de todo el continente.

El Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (Malba) – Fundación Costantini fue fundado en septiembre de 2001 con el objetivo de coleccionar, preservar, estudiar y difundir el arte latinoamericano desde principios del siglo XX hasta la actualidad. Es una institución privada sin fines de lucro que conserva y exhibe un patrimonio de aproximadamente 400 obras de los principales artistas modernos y contemporáneos de la región. Combina un calendario de exposiciones temporales, con la exhibición estable de su colección institucional, y funciona simultáneamente como un espacio plural de producción de actividades culturales y educativas. Ofrece ciclos de cine, literatura y diseño y lleva adelante una tarea de educativa a través de programas destinados a diferentes tipos de públicos. En mayo de 2007, el Malba fue declarado Sitio de Interés Cultural por parte de la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. En noviembre de 2008, recibió el Premio Konex de Platino como Mejor entidad cultural de la última década.

El tiempo libre es una oportunidad para acercarte al arte. En esa línea, el Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (MALBA) ofrece una amplia variedad de opciones que compartimos con vos.

De entrada, su colección. Parte de ella se expone en la muestra “Arte Latinoamericano”, un recorrido que abarca desde 1900 hasta 1970. Setenta años de piezas, setenta años de historia artística en un mismo espacio. En total, podés disfrutar de 230 obras de una gama de más de 200 artistas. ¿Quiénes están ahí? Frida Kahlo, Diego Rivera, Antonio Berni, Fernando Botero, Jesús Rafael Soto, Lucio Fontana, Jorge de la Vega y Alicia Penalba, entre decenas de otros artistas clave en el panorama del arte moderno latinoamericano.

La riqueza de la muestra pasa por su variedad, porque reúne, en un mismo espacio, distintas perspectivas artistas de una misma región. Como curiosidad, el encuentro entre Frida Kahlo y Diego Rivera, quienes no compartían espacio artístico a través de sus obras desde hace veinte años.

La siguiente escala del recorrido en el MALBA está en la exposición “Narciso Plebeyo”, muestra retrospectiva de Pablo Suárez, uno de los artistas argentinos más destacados de los últimos tiempos. A través de su humor, de esa perspectiva grotesca a través de la cual reinterpretó distintos referentes sociales, la exposición permite la posibilidad de mirar la sociedad argentina a través de distintos soportes hasta alcanzar, probablemente, distintas conclusiones.

La exposición agrupa, entre pinturas, objetos y dibujos, un total de 100 obras con las que se recompone parte del universo de Pablo Suárez.

Como plus, “Ternura radical”, del artista Iván Argote. Es él quien a través de la escultura y el video arte compone una serie de reflexiones acerca de la relación del individuo con los espacios públicos. Lo hace a través de la ternura y el afecto como valores para generar crítica política e interpelar al espectador acerca de cómo se vincula con su entorno.

Para cerrar el plan, te sugerimos pasar por la Tienda del MALBA. Si aún tenés algín pendiente por comprar, puede que entre sus catálogos de artistas, su joyería o material bibliográfico encuentres lo que buscás.

EL EDIFICIO

La sede del MALBA fue diseñada por los arquitectos cordobeses Atelman-Fourcade-Tapia, ganadores de un concurso de proyectos realizado en 1997. El jurado estuvo conformado por Norman Foster (inglés), César Pelli (argentino) y Mario Botta (suizo), arquitectos de prestigio a nivel internacional.1​2​

Se trata de un edificio de estilo deconstructivista, una corriente de la arquitectura de moda en la década del ’90, se caracteriza por la yuxtaposición de volúmenes formando piezas poliédricas, y el uso de ángulos agudos resaltando las aristas de los cuerpos.3​ La dirección de obra estuvo a cargo del veterano estudio argentino MSGSSS, y el contratista fue Gerlach Campbell Construcciones S.A.

En líneas generales, el museo se lee desde el exterior como un juego de volúmenes revestidos en piedra caliza española, con uno de vidrio verde tipo courtain wall. Desde el comienzo, se ha asociado más de una vez el aspecto exterior del edificio con el Centro Gallego de Arte Contemporáneo, proyectado por el arquitecto Álvaro Siza en 1993, ya que comparte hasta el material de revestimiento en sus fachadas.4​ En el interior, el acceso principal a las colecciones es por el lateral este del edificio, mediante una serie de escaleras mecánicas que van recorriendo esa fachada vidriada a medida que suben.

DESTRUCCION TOTAL en Plaza Perú.

En 2011, la Legislatura de Buenos Aires autorizó el proyecto del arquitecto Carlos Ott para la construcción del anexo del MALBA, ampliando el museo bajo la Plaza Perú y manteniendo ese espacio público, utilizando un piso de cristal transparente que permitiría ver la exposición también desde la plaza, y dando luz natural cenital al nuevo museo.5