De operadores a referentes ¿Nunca militantes? Por Leo Anzalone

Publicado por

Las modas van cambiando, tal vez sea por eso que desde hace un tiempo se convirtió en hábito una nueva denominación, el referente, que evidentemente viene a ocupar el lugar que no se llena con militancia, esto es por la ausencia de líderes naturales estables que conduzcan un espacio político y especialmente por las ambiciones desmedidas de aquellos que se inician, como decía un viejo dirigente peronista “hoy entran a la básica y ya mañana quieren ser diputados”. 

Sin duda las redes sociales son una herramienta muy útil, sobre todo para la política, pero te termina metiendo en un sendero espinoso porque toda persona que participa en política consigue mucha información, eso es bueno, pero a su vez pretenden que su proyecto político transcurra a la misma velocidad que lo hacen las redes virtuales. Pasan de ser curiosos de la política a autodenominarse referentes, nunca militantes, se ve que estos “arribistas” de la política piensan que el militante tiene un escalón más bajo, que el militante sigue a alguien y el que se llama referente es el seguido, aunque muchas veces no se les caiga una idea. Por supuesto que cualquiera puede hacer política, pero estos falsos referentes vienen además cargados de una soberbia inusitada y con una autoestima sorprendente que los pone en un escenario no solo imaginario sino también inverosímil.

Las nuevas fuerzas políticas, sobre todo las que nacieron en los últimos tiempos y principalmente las que vienen del peronismo, sufren mucho ese fenómeno, en cualquier parte del país, pero especialmente en la Ciudad de Buenos Aires, lugar donde nadie dice “yo milito para…”, todos dicen “soy referente de…”, sin antes, en la mayoría de los casos, tener una base de sustento político, creen tener la picardía de poder aglutinar poder solo con el “chamullo” y conseguir así algún beneficio diciendo que trabaja para uno o para otro, quizás otros, más intrépidos, creen poder venderse mejor y ser comprados al valor de lo que ellos dicen valer o queriendo ser tenidos en cuenta en esquemas políticos como si los que estuvieran al frente fueran principiantes.

Pero esto tiene un origen y se debe a la deformación que el kirchnerismo hizo de los cuadros políticos que los convirtió en cuadros rentados, hoy la mayoría de jóvenes y no tanto que quieren hacer política buscan algún beneficio personal, se olvidan que la política primero tiene que ser una actitud de vida y luego una vocación para hacerla como es debido, por y para la gente y no un sello de goma para vender “verduras”.

Y así, lo que en los 90 eran los operadores hoy lo son los falsos referentes, pero por suerte se encuentran con una realidad, desde la cúpula de todos los armados no comen vidrio ni compran buzones de cuatro ambientes, tarde o temprano, como la luna y el sol, la verdad no se puede ocultar mucho tiempo, porque no es solo un titulo, es el compromiso hacia una idea y un proyecto, por eso, ser referente de alguien es algo serio, pero ser falsos referentes es una falta de respeto a la inteligencia de todos. Entonces hacemos un llamado a todos estos falsos referentes: “vengan a militar que no es malo y quizás por esas cosas del destino, se enamoren de esta forma de vida”.

*Dirigente de Peronismo Para Todos – Universidad Para Todos

Twitter: @leoanzalone – @peronismoptodos

leonardoanzalone@peronismoparatodos.net

www.facebook.com/peronismo.paratodos

www.facebook.com/universidad.paratodos