Argentina arrodillada ante los fondos buitre.

Spread the love

¿Una medida suspensiva? La banca Argentina ligada a los K ahora son los más amigos del Ministro Axel, con su sola firma cobran en forma inmediata un camion completo de dolares frescos del tesoro nacional. Quieren cobrar ahora mismo al contado 300 millones de dolares solo en comisiones, por hacer nada, un sello y listo, pero la idea Argentina es pagar con bonos de YPF donde los vencimientos los va asumir el próximo Gobierno. En definitiva Cristina ordenó un paga dios con papel picado llamado bonos Argentinos. Es por eso la alegría de la bolsa y los bancos, aca queda claro que solo los bancos son los ganadores, por hacer nada. El ministro de Economía, Axel Kicillof, anunció que el gobierno nacional presentará un escrito al juez pidiendo una suspensión de la medida que obliga al país a pagar a los fondos que no ingresaron a la reestructruación de deuda. La idea es continuar la fiesta K a toda costa, obvio endeudando a los Argentinos con una especie de megacanje o blidaje al mejor estilo neoliberal progre.

«Solicitamos una medida suspensiva de la sentencia, que es aquella que obliga a pagar el total de lo adeudado a los fondos buitre al momento de hacer el próximo pago de vencimiento de la deuda argentina que ocurrirá el 30 de junio», dijo el ministro de Economía. «Queremos esta medida para que la Argentina pueda continuar pagando normalmente y en paralelo que podamos llevar un diálogo en condiciones equitativas, justas y legales», agregó.

Jorge Capitanich , confirmó que el gobierno nacional hará hoy «una presentación formal» en el juzgado de Nueva York que entiende en la batalla legal entre los holdouts y la Argentina por la deuda en default, para iniciar un proceso de negociación que permita cerrar el litigio por unos 1.500 millones de dólares.

«La República Argentina efectuará en el día de la fecha una presentación formal ante el juez Thomas Griesa solicitando condiciones de negociación justas y equitativas para el 100 por ciento de los bonistas», anunció el funcionario. Más allá de las manifestaciones políticas, se trata del primer movimiento oficial que hace el gobierno de Cristina Kirchner para dar inicio a la negociación con los bonistas, tras el fallo de la Corte Suprema de Estados Unidos.

«Mantenemos la misma línea de negociación. La perspectiva argentina es de cumplir con proceso el proceso de reestructuración de la deuda pública iniciado en 2005. En ese contexto solicitamos condiciones de negociación justas y equitativas para el cien por ciento de los bonistas, para conservar condiciones que permitan a la Argentina seguir cumpliendo», dijo.