embajada de espana1

Embajada de España en Palermo Chico.

Publicado por

Embajada de España en Argentina Palermo Chico

Barrio Parque o Palermo Chico es una subzona residencial del barrio Palermo de la Ciudad de Buenos Aires, Argentina. Colindante por el sur con el barrio de La Recoleta, la subzona palermitana está delimitada aproximadamente por la Avenida del Libertador, entre Tagle y Cavia, y las vías del ferrocarril. Es una de las zonas más cotizadas y caras  de la Argentina.

Aprovechando los terrenos utilizados en los festejos del Centenario en 1910 para la Exposición Industrial, Thays proyectó dos sectores diferenciados por el diseño de sus calles a un lado y al otro de la Avenida Centenario (hoy Figueroa Alcorta): el sector al sur se organizaba alrededor de una plaza pública con un marcado eje de simetría, y el sector al norte tenía un plano radial con eje en una manzana redonda y un pasaje llamado Ombú. Se construyeron tanto grandes residencias sobre amplios lotes, como el Palacio Errázuriz, hoy Museo de Arte Decorativo, o la actual Embajada de España; como petit-hotels y casas de estilo Tudor sobre terrenos más angostos.

Embajada de España en Argentina

La antigua residencia Larivière fue construida en 1940 a pedido de «Memita» María Luisa Dose. Desde el 2003 es la Embajada y Cancillería de España, y tiempo antes fue sede de una edición de Casa FOA.  Juan Manuel Acevedo, uno de los arquitectos de la residencia, era de clase acomodada, casado con Inés Anchorena. Por ser alguien conectado con ese mundo, conseguía muchas de estas obras importantes y ya para mediados de 1930, cuando empezaron a trabajar con Memita, tenían experiencia en Palermo Chico, en esa época llamado Grand Bourg, el barrio diseñado por Carlos Thays, de calles curvas y árboles autóctonos. En la parte sur de este barrio está la residencia Larivière, de las últimas en construirse. Las primeras son de 1912 y eran todas unifamiliares.  Juan Manuel Acevedo se desempeñó como agregado cultural de la Embajada de Argentina en París. Su obra para sí mismo se encuentra a unos pocos pasos, en 1932, el Palacio Acevedo, una de las varias mansiones que emergen en el borde de Barrio Parque, es una obra que refleja la arquitectura argentina de la primera mitad del siglo XX, que osciló entre un historicismo versátil y un racionalismo pragmático.  Hoy la casa de Acevedo es de la Embajada de Arabia Saudita que compró en 1976 de la oferta de su embajador Fuad Nazir, que se enamoró del país y permaneció veintidós años al frente de la delegación diplomática saudí el palacete ubicado sobre Avenida del Libertador al 2000 se convirtió en uno de los referentes de la vida diplomática en Argentina. Los cuatros sillones estilo Luis XV son de las pocas piezas que permanecen desde que los Acevedo inauguraron esta residencia, en 1932.

Embajada de España, Palermo Chico, el Barrio de las Embajadas,  Mariscal Ramón Castilla y Avenida Presidente J. Figueroa Alcorta 3102, C1425CKX CABA

📌 Av. Figueroa Alcorta al 3100, Palermo.

La influencia de la arquitectura francesa en la ciudad de Buenos Aires ha sido determinante en algunos períodos de su historia, especialmente a principios del siglo XX, cuando se construyeron las grandes residencias en la zona que se extiende desde Retiro hasta Palermo. El estilo predominante fue el del clasicismo francés de los siglos XVII y XVIII. Por ello se conoció a la ciudad como la “París de Sudamérica”.

En aquellos dorados tiempos donde la explotación agroexportadora le dieron dinero a un puñado de familia, residencias como el Palacio Paz, el Palacio Anchorena, las Residencias Unzué, el Palacio Ortiz Basualdo, el Palacio Errázuriz, el Palacio Sans Souci, el Palacio Pereda, las Residencias Duhau, entre muchas otras.

La casa tiene 3 ascensores (uno de ellos pertenecía solamente a María Luisa) y, a diferencia de otras casas de le época, tenía espacios más estancos y compactos, organizados como un departamento moderno.

En ese entonces las cenas eran casi semanales, se preparaban mesas redondas y los chefs de cada familia se ponían a trabajar para los 200 o 300 invitados que llegaban elegantes a disfrutar de la hospitalidad de la familia. En el primer piso, ocupado por la señora Larivière, estaba su dormitorio, baños, una habitación con ropero, un salón privado con chimenea, un office y la cocina. El tercer piso también tenía dormitorios, living room y cocina. Todo estaba duplicado. El cuarto piso era la mansarda, donde estaban los dormitorios del personal, las salas de lavado y planchado, todas habitaciones que dan al exterior. los techos son más bajos y solamente el ascensor de servicio llega hasta allí. En ese entonces había un patio en el medio. Hoy está todo cubierto y en el cuarto piso la embajada tiene las oficinas de los becarios que vienen a hacer pasantías.

La casa era prácticamente un centro social, se agasajaba a muchos extranjeros. Por ejemplo, los actores de la Comédie Française eran siempre recibidos allí en su paso por Buenos Aires. Los niños cantores de Viena actuaron en la casa, así como Dave Washington, el célebre músico de jazz. Para la inauguración de la residencia Larivière habían organizado una gran fiesta con baile que tuvieron que suspender porque coincidió con la invasión de Hitler a Polonia y muchos de los asistentes venían de Europa y sus barcos fueron utilizados para el envío de tropas.

Felipe Larivière residía en Argentina. Los otros dos hijos de María Luisa iban y venían de París. Meme Villegas de Larivière, casada con Maurice, hijo de Felipe, vivió cerca de ocho años en la residencia y recuerda que era una casa en la que «se recibía mucha gente de la cultura francesa, diplomáticos o simplemente amigos pero era una casa siempre viva, cálida. Incluso había una mesa abierta todos los días, uno pasaba y se servía», cuenta Meme.

Felipe Larivière nació en Buenos Aires el 26 de octubre de 1932, hijo de Felipe R. Larivière Dose, nacido en París, y de Luisa Torres Duggan. Se graduó de abogado en la UBA. Estaba casado con Teresa Adrogué, con quien compartió 57 años de matrimonio. el 20 de junio de 2012 falleció

El edificio fue residencia de la familia Larivière, fue comprada por la embajada en 2003 y ya tenía su jardín en ese espacio.

De acuerdo al mapa oficial de la Ciudad, en Figueroa Alcorta 3196, a mitad de cuadra, está la Plaza Bélgica y figura como un espacio verde público de 1.109 m2 de superficie, enclavado en un Área de Protección Histórica. Pero ningún vecino puede acceder a él: su perímetro está cercado desde hace años como jardín privado. Un jardín que actualmente es parte de la Embajada de España en Buenos Aires y que, según fuentes de ésta, ya integraba el inmueble cuando lo compraron y se instalaron en él.

La Embajada de España funciona en la residencia Larivière, de 1940, ubicada en Figueroa Alcorta 3102, Palermo. Fuentes de la sede diplomática explicaron que el inmueble le fue adquirido a la aseguradora MAPFRE y que, ya entonces, contaba con su jardín privado en la misma ubicación actual.

Las fuentes diplomáticas españolas también recordaron que se instalaron en la casona en 2003 y que los reyes Juan Carlos I de Borbón y Sofía asistieron a la inauguración. Además, aclaran que jamás se les hubiera ocurrido cercar un espacio público para anexarlo a la Embajada.

Tanto la plaza Bélgica como la Eduardo Racedo dependen de la Comuna 14, que -en coincidencia con el mapa oficial de la Ciudad de Buenos Aires- incluye a ambas como dos espacios diferenciados en su registro de espacios verdes.









60 / 100