Se presenta “Rey Mono vs Madame Esqueleto”

Spread the love

El 5 de febrero de 2015, en la Oficina Comercial y Cultural de Taipei, representación del gobierno de la República de China (Taiwán), el Director Ignacio Huang y el Embajador Lien Sheng Huang, presentaron a la prensa el espectáculo de Títeres de mano del grupo Hua Guo Shan: Rey Mono vs. Madame Esqueleto. La obra, para toda la familia, se podrá disfrutar a partir del domingo 15 de febrero, todos los domingos a las 20:30 horas, en el Centro Cultural de la Cooperación, en Av. Corrientes 1543.

La presentación de prensa contó con las palabras inaugurales del Emb. Huang: “Cuando mi querido amigo y compatriota, el destacado artista taiwanés Ignacio Huang, a quien ustedes recordarán por la película “Un cuento chino” que co-protagonizó con Ricardo Darín, nos contó sobre este trabajo que estaba proyectando, me sentí muy conmovido y supe enseguida que teníamos que apoyar esta iniciativa”. La propuesta consistió en el armado artesanal de los títeres, la traducción al español de esta tradicional pieza de la canónica novela china “Peregrinación al Oeste” y la puesta en escena.

El Director, quien además explicó la historia de los títeres de mano chinos y en particular, habló sobre la novela, relató el argumento principal de Rey Mono vs. Madame Esqueleto. En esta obra anónima, escrita en el siglo XVI, considerada una de las cuatro obras canónicas de la literatura oriental, el monje Tang Zeng, escoltado por sus tres discípulos (Kun el Rey Mono, PaJay y Zaa), emprende un viaje hacia India en busca de los Sánscritos de Buda. En el camino se adentran hacia una montaña agreste, donde acecha La Madame Esqueleto, una diabla con intención de devorar al monje. Utilizando magias de transformación, la diabla logra engañar a Tang Zeng y hace echar al Rey Mono, quedándose el monje de esta manera indefenso ante ella. Minutos antes de ser devorado, El Rey Mono, persuadido por PaJay, regresa al rescate de su maestro. Mata a la diabla, salva al monje, y los peregrinos prosiguen su camino hacia India.

Lo mejor: los actores titiriteros realizaron un fragmento de la obra en vivo. Suficiente para entusiasmar y dejarnos con las ganas de ver más. Allí, experimentamos a los típicos personajes de la obra en su máxima expresión, con un plus: disfrutar de los artistas y sus expresiones sin el retablo que cubriera sus rostros.

“Esperamos que sea del agrado de ustedes y pueda contribuir a acercarnos más, a conocernos más profundamente y llevar a los corazones de todos los espectadores amigos, un poco de nuestro corazón oriental”, concluyó el Emb. Huang. A pedido de la audiencia, hubo un bonus track de la obra y, por la cantidad de preguntas y el interés demostrado por los asistentes, se puede percibir que la obra será todo un éxito, no solo por su calidad, sino de concurrencia.