El mural Jorge de la Vega U$S1.350.000.

Se estima que en esta edición se vendió una de las obras más onerosas en el país, puesta en el mercado: un verdadero récord.

Jorge de la Vega fue un artista plástico pop y surrealista de formación autodidacta argentino. Estudió arquitectura y se dedicó a las artes visuales como miembro de la Nueva figuración con Rómulo …

“Sin título” el trabajo de Jorge de la Vega pasó de manos por U$S1.350.000. Aún es un misterio el nombre de su comprador: primero se pensó que fue Juliana Awada; pero la confusión se generó, al parecer, porque pertenecía a su ex marido, Bruno Barbier.

Otro de los nombrados, el dueño del Malba, Eduardo Constantini (que posee gran parte de “Rompecabezas”), no pudo llevársela: ofreció U$S 100.000 menos. No son pocos lo que aseguran que el poderoso empresario Hugo Sigman (grupo Insud) es el nuevo propietario.

Quien vendió la obra fue la sobrina del presidente Mauricio Macri e hija del ex dueño de Iecsa, Ángelo Calcaterra, María, a través de su galería.

La pieza es un mural de siete metros de largo por dos de alto, realizado en 1967; un clásico de la vanguardia argentina de los 60, del movimiento de la Nueva Figuración, al que pertenecía el artista junto Luis Felipe Noé, Rómulo Macció y Ernesto Deira.

Esta obra pertenece a la etapa pop-psicodelia del artista, con predominio de blanco y negro.

El récord alcanzado por De la Vega en subastas es de 432.000 dólares (en Sotheby’s, en 2007), y Christie’s vendió en 2012 por 242.500 dólares uno de los cuadrados del “Rompecabezas”. La obra original tenía 24 paneles con imágenes de hombres y mujeres tomados de la mano.

El Malba posee 17 de esos paneles, de un metro cuadrado cada uno. Si Constantini adquiría esta pieza, la hubiese tenido completa. Pero, obviamente, alguien pudo más.

Jorge Luis de la Vega, artista autodidacta, nació en Buenos Aires el 27 de marzo de 1930 y murió, en la misma ciudad, el 26 de agosto de 1971. Fue pintor, dibujante, grabador, cantautor, casi arquitecto, docente universitario en la UBA y en la Cornell University, perspectivista, autor de historietas, diseñador gráfico y creativo en una agencia de publicidad.

José L. de la Vega, su padre, de origen catalán, había llegado a la Argentina a los veinte años y era funcionario contable; su madre, María Margarita Lozano, era hija de gallegos y trabajaba como maestra. Jorge fue el menor de tres hermanos varones. Su primer contacto con la pintura fue a través de su padre, pintor aficionado. A los catorce años concurre a la Sociedad Estímulo de Bellas Artes, donde practica dibujo con modelo vivo.

A los veinte años realiza su primera exposición individual. Se destaca entre la llamada “nueva generación argentina” de pintores abstractos y, a partir de 1960, forma parte del cuarteto local de la Nueva Figuración. Vive diez meses en París (1961/62) y casi dos años en Nueva York (1965/67). A partir de 1968 comienza su carrera como cantautor y forma parte del movimiento de la Nueva Canción.

A principios de 1970 se casa con Marta Rossi, a quien conoce desde 1960. El 12 de noviembre de 1971 nace su hijo Ramón.