Club de París y el dólar negro: despidos al por mayor el resultado de la impericia y las causas judiciales.

Spread the love

Desocupados y desorganizados: Tras el pedido de indagatoria, el vicepresidente viajó al país centroamericano para participar el próximo domingo de la asunción del mandatario electo Salvador Sánchez Cerén. «Me da mucha tranquilidad poder demostrar que soy inocente», expresó tras la citación judicial. Nadie se cree nada ya de Amado, nadie, ni el mismo. Los Kirchneristas que antes se denominaban Kirchneristas, en los barrios, cambiaron, ahora se llaman «peronistas». El abandono del barco es evidente en la militancia. El bloque de concejales del radicalismo de General Pueyrredón presentó un proyecto para quitarle el título de «vecino destacado» al vicepresidente Amado Boudou, tras ser citado a indagatoria en el caso Ciccone. El concejal Mario Rodríguez consideró «increíble e inaceptable, una verdadera vergüenza, que Boudou haya sido y siga siendo considerado ‘vecino destacado’ de nuestra ciudad». Hace quince días, el vicepresidente se defendió en el programa ultrakirchnerista 678, lo que no fue aprobado por muchos ministros. “ No ayuda esa exposición, pero por otro lado no tiene otro lugar para dar su versión”, señaló un integrante del Gabinete. En la cascoteada Balcarce 50 se lamentaron de que el 15 de julio la prensa estará más ocupada con Boudou en Tribunales que con la Presidenta en Fortaleza. El impresentable Coqui Capitanich calificó esto como una «rara coincidencia» e ironizó: «Siempre estas casualidades existen». La incomodidad será mayor porque Boudou será ese día presidente de la Nación en ejercicio, por la ausencia en el país de la mandataria. El Kirchnerismo no acepta su fín de ciclo y ese esa es su condena. Haber nombrado un pelotudo vicepresidente no significa que el pelotudo sea importante.

Muy claro. El escritor español Arturo Pérez Reverte, quien sugirió que Mariano Rajoy y Cristina Kirchner forman parte de políticos «analfabetos con la osadía de la ignorancia».

La industria de la construcción mantuvo su tendencia negativa en abril y la dinámica declinante que se observa desde el inicio del año provocó la pérdida de más de 14 mil puestos de trabajo en el sector, según datos que difundió hoy del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).
El organismo precisó que la actividad tuvo una contracción de 2,6% en lo que va del año frente al mismo período del año pasado y sumó el tercer mes consecutivo con resultado negativo.
A su vez, precisó que la cantidad de trabajadores registrados en el primer trimestre en el sector ascendió a 402.923, lo que implica la eliminación de 14.216 puestos laborales, respecto del último trimestre de 2013. La caída en el nivel de actividad se observó tanto en el sector privado como en las obras públicas.

Un ejemplo de lo que viene por venir: desocupados al por mayor, un modelo ganado.

Pérez Esquivel y madres de Plaza de Mayo denuncian trato inhumano y vejaciones a obreros de Gestamp. Denunciamos trato inhumano y vejaciones a los trabajadores despedidos de la autopartista Gestamp. En momentos en que existen más de quince mil suspensiones en la industria automotriz sin que el sindicato SMATA haya tomado ninguna medida de reclamo a las empresas, ayer se conocieron trescientas treinta nuevas suspensiones en la empresa Lear, sumado a los despidos que empiezan a aparecer en las autopartistas como Kromberg, a quien la justicia ordenó el viernes pasado reincorporar a dos trabajadoras despedidas por considerar que “el derecho al empleo es un derecho humano fundamental”.

Desocupados al por mayor
Gestamp no es la única firma autopartista en problemas. En los últimos días, Lear debió suspender 330 trabajadores por la menor demanda de parte de la industria automotriz.
El gobierno nacional, el provincial y la empresa se reunieron ayer por la mañana para buscar una salida a la toma que protagonizan desde el martes nueve trabajadores atrincherados en protesta por 69 despidos que definen como «encubiertos y arbitrarios». La empresa de capitales españoles, en cambio, habla de «medidas disciplinarias».

Otro ejemplo de desocupación: Es vendedor ambulante Señora Presidenta por que el modelo es una fábrica de desocupados. Se dedican a robar. y este es el resultado social.
Torturan a vendedor ambulante lisiado en la Comisaría 2º de Punta Lara
(APL) María Esther Cisterna, relató a esta Agencia que a su hijo Roberto Pérez lo torturaron en la Comiscaría 2º de Punta Lara, el pasado 27. El muchacho se desempeña como vendedor ambulante porque “nadie te da un trabajo con una pierna discapacitada y con una bolsita de colostomía. Cuando lo fui a ver me preguntaron ‘si estaba preparada para verlo’. Y yo le dije que sí, que me lo traiga vivo o muerto pero que me lo traiga. Ahora quiero justicia. Quiero saber por qué, por qué le hicieron esto a mi hijo”

Méndez: «Es muy complicado que funcione una economía con una inflación del 30%»
Para el titular de la Unión Industrial Argentina, no se encuentran soluciones para frenar la caída productiva. «La falta de consumo es muy difícil de reemplazar», sostuvo. El sector cayó un 3,5% en lo que va del año. Pero alertó, irónico: «La inflación siempre se come todo, también la improvisación».

El dólar blue vivió la última jornada de la semana con tendencia a la baja, gracias a la tranquilidad que inyectó en el mercado el acuerdo que alcanzó el Gobierno con el Club de París.

Así, la divisa que opera en el mercado paralelo llegó a perder 30 centavos y tocar un piso de $ 11,40, aunque luego se ubicó en un promedio de $ 11,45.

De esta forma, la divisa que opera en el mercado paralelo se coloca muy lejos de los $ 12,10 que alcanzó la semana pasada, en medio de rumores del titular del BCRA, Juan Carlos Fábrega.

En la misma linea, el dólar oficial ganó hoy un centavo hasta los $ 8,11, con lo que ganó dos centavos a lo largo de esta semana. Así, el dólar ahorro se ubicaba en los $ 9,73 y el turista o tarjeta en los $ 10,95.

El dólar bolsa retrocedía hasta los $ 11,08, mientras que el Contado con Liquidación promedio bonos se ubicaba en los $ 10,87.

Club de París.
Finalmente, esta semana el Ministerio de Economía alcanzó un acuerdo con el Club de París, a 13 años del default del año 2001. Tras las dilatadas negociaciones, la Argentina se compromete a pagar una deuda de USD 9.700 millones en 5 años, incluyendo punitorios e intereses vencidos, sobre un capital original de USD 6.089 millones.

El acuerdo estipula que se realizará “un pago inicial” de USD 1.150 millones, de los cuales se cancelarán USD 650 millones en el próximo mes de julio y USD 500 millones en mayo de 2015, de manera que el 88% restante de los pagos de capital (USD 8.550 millones) quedarán en cabeza la administración que asuma luego de las próximas elecciones presidenciales.

Lo firmado también pacta una tasa del 3% anual sobre los saldos de capital durante los primeros 5 años, que se ubica sensiblemente por debajo del costo financiero en concepto de intereses y punitorios que la deuda devengaba mientras permanecía impaga, estimado en un 7%. Si bien esta es una muy buena noticia, también pone de manifiesto los elevados (e innecesarios) costos de haber mantenido abierto este frente por más de una década.

Además, el Gobierno logró imponer una de las condiciones que exigía desde que comenzaron las negociaciones: la no intervención del FMI. Si bien se trata de una “victoria” en términos políticos, a cambio de ello el Club reclamó un acortamiento de los plazos de pago. Según transcendió de las negociaciones, los países que se mostraron más duros en cuanto a exigir la intervención del FMI y acortar plazos de pago fueron Alemania y Japón, que reúnen más del 50% de la deuda.

La reacción de los mercados al anuncio del acuerdo resultó, como era de esperarse, positiva. Las cotizaciones alternativas del dólar, que venían en ascenso, se movieron todas a la baja. El dólar “contado con liquidación” registró en dos jornadas una caída de 52 centavos hasta $/USD 10,9, mientras que el dólar blue retrocedió 30 centavos, a $USD 11,45, reduciendo la brecha con el tipo de cambio oficial al 35% y 42% respectivamente, varios puntos por debajo de las semanas previas. El cambio de humor se sintió también en los valores de las acciones que cotizan en la Bolsa de Comercio, con una mejora del índice Merval de casi 2% en la primera jornada tras el anuncio.

En tanto, la evolución de los títulos públicos no reflejó un marcado ascenso, en la medida que aún se esta a dos semanas de definirse si la Corte Suprema de Estados Unidos tomará o no el caso que enfrenta a la Argentina con los fondos buitre, lo cual podría empujar a la Argentina a un nueva default. Si bien en el mercado se le viene asignando una baja probabilidad de ocurrencia al escenario en el que la Corte no tome el caso, dilatando una definición hasta entrado 2015, la probabilidad aún existe e impidió una mejora más marcada de los activos de renta fija de Argentina.

En un escenario recesivo, difícilmente el acuerdo gatille un importante flujo de inversiones de empresas extranjeras, con la única excepción del sector energético, donde hay un creciente interés por sumarse a la explotación de Vaca Muerta. Por el contrario, lo que si podría esperarse es algún tipo de reactivación de las líneas de crédito para el financiamiento de exportaciones, aunque el comunicado oficial del Club de París estipula que las agencias de exportación podrán recategorizar crediticiamente a nuestro país una vez que se haga efectivo el “pago inicial” (permitiendo obtener un financiamiento más conveniente que el vigente hasta ahora), de manera que no está claro en qué momento se comenzarán a reflejar los efectos positivos del acuerdo sobre estas financiaciones, si en julio 2014 o en mayo de 2015.

En este marco, el elemento más positivo del presente acuerdo es que acerca la posibilidad de que Argentina retorne a los mercados voluntarios de deuda, lo que podría ayudar a engrosar las reservas del Banco Central y reducir la incertidumbre cambiaria reinante actualmente. Si bien por el momento el gobierno salió a aclarar que se tomará un tiempo antes de definir cuándo podría salir a emitir nueva deuda, lo cierto es que el acuerdo con el Club de París abre una ventana de oportunidad. En este sentido, existe un importante antecedente respecto del apetito que existe en el mercado internacional por deuda argentina con la operación de la cancelación del pasivo con Repsol por la expropiación del 51% de las acciones de YPF, en la cual la empresa española vendió a JP Morgan bonos argentinos por casi USD 5.000 millones, los cuales fueron descargados rápidamente entre inversores extranjeros. Sucede que si bien persiste cierto pesimismo respecto de la evolución de la economía argentina en el corto plazo, se observa con optimismo el mediano y largo plazo, ante el fin de un ciclo político que debería dar lugar a un escenario más amigable con el mundo financiero tras las elecciones de 2015.